30/07/2020

Pablo Castro,
Responsable Prevención de Pérdida en AECOC

Ante una situación inesperada, cambiante y de continua incertidumbre, el sector de la seguridad y prevención de pérdida se ha posicionado como un área clave para el correcto funcionamiento de empresas, centros logísticos y establecimientos.

Desde los primeros días de la pandemia, los directores de seguridad tuvieron claro que la seguridad de las personas, tanto de clientes como de los propios trabajadores, era lo primero y actuaron en esa dirección. La rápida implantación de medidas de higiene, distanciamiento social y control de aforo aseguraron el correcto funcionamiento de los sectores de primera necesidad.

Pablo-Castro-PM

Ahora mismo estamos viviendo una “nueva normalidad”, donde parece que debemos de aprender a convivir con el virus y, por ello, cambiar ciertas formas de ocio, relaciones personales, hábitos de compra y formas de trabajar. En la última reunión del Comité de Prevención de la Pérdida de AECOC se pusieron sobre la mesa una serie de prioridades para el sector que marcarán el camino a seguir:

  • La tecnología. El Covid-19 se ha visto como un acelerador de procesos y muchas innovaciones previstas para los próximos años ya se están implantado a fecha de hoy. Existe una tecnología diversa y altamente eficaz que nos ayuda a asegurar las medidas implantadas para reducir el riesgo de contagio y asegurar el cumplimiento de las medidas sanitarias establecidas.
  • La formación. Este punto está relacionado con el anterior, ya que dicha tecnología requiere de personal cualificado para una correcta implantación. Hoy en día, el área de seguridad está formado por equipos multidisciplinares donde la formación continua es clave para seguir aportando valor añadido.
  • El marco de colaboración público-privada. Esta crisis ha puesto de manifiesto que es necesario mantener un diálogo constante y fluido entre las administraciones públicas y el sector privado. Hemos asistido a cambios constantes en el BOE que han requerido una rápida actuación a nivel empresarial para cumplir con las medidas adoptadas por la administración. Aquí, si me permitís, me gustaría resaltar la labor de AECOC como “puente de conexión” entre ambas partes permitiendo un flujo de información continuo y bidireccional.
  • La ciberseguridad. Esta pandemia ha cambiado, por un lado, nuestra forma de comprar. El flujo a los establecimientos se está viendo reducido y el canal online está experimentando un crecimiento no vivido hasta el momento. Además, muchos pequeños establecimientos se han visto obligados a acudir al canal online para asegurar su supervivencia. Esto supone exponerse a amenazas para las cuales debemos estar preparados, como el phising, el malware o las operaciones fraudulentas.

Por otro lado, también hemos cambiado nuestra forma de trabajar. El teletrabajo, las videollamadas y las jornadas online son parte de nuestro día a día en donde la seguridad de la información debe estar garantizada.

SECTORES Y ÁREAS

C84
C84 Área
COVID-19
COVID-19 Área
Prevención de la Pérdida
Prevención de la Pérdida Área
Gran Consumo
Gran Consumo Sector