05/06/2020

Jose-Ignacio-Moriñigo

JOSÉ IGNACIO MORIÑIGO
DIRECTOR GENERAL DE IBERCOM, COOPERATIVA DE CERDO IBÉRICO

Desde Ibercom destacaríamos tres efectos principales que se han dado durante estas semanas de crisis sanitaria. El primero es un descenso pronunciado del consumo de piezas curadas de alto valor, como los productos ibéricos puros de bellota, sobre todo jamones y paletas.

El segundo es un incremento del consumo de carne fresca en el domicilio, acompañado por un cambio en los hábitos de compra, con el auge del comercio electrónico. Todo indica que se ha roto la barrera de la desconfianza hacia la compra de frescos online y las experiencias de compra hasta el momento están siendo positivas.

“Se ha roto la barrera de la desconfianza hacia la compra de frescos online y las experiencias están siendo positivas”.

Por otro lado, el cierre de horeca, que supone casi un 60% de las ventas de estos productos, ha tenido un alto impacto. Sin embargo, ahora, coincidiendo con la reactivación de las terrazas, notamos que el consumo on trade empieza a repuntar. Entendemos que se debe a la necesidad de considerar estas carnes frescas premium como una «recompensa» a las semanas de encierro; tanto en los momentos más difíciles, en los que la venta a particulares se incrementó notablemente, como ahora que podemos empezar a salir.

“Hasta hace dos meses el bienestar animal era lo más importante y los plásticos eran el demonio, pero nadie hablaba de seguridad alimentaria, de la importancia de acreditaciones como la IFS”.

3 aprendizajes

  • El impacto global. Uno de los principales aprendizajes pasa por tomarnos mucho más en serio la idea de globalización, sentirla más cotidiana. Todo empezó hace menos de 6 meses y en este mínimo tiempo ¡el mundo entero se ha puesto en pausa!
  • Comunicar nuestra seguridad alimentaria. Otra lección que debemos señalar es que la seguridad alimentaria debe ganar terreno en la comunicación hacia el consumidor final. Hasta hace dos meses el bienestar animal era lo más importante y los plásticos eran el demonio, pero nadie hablaba de la importancia de acreditaciones como la IFS. En conjunto, desde toda la industria deberíamos aprender a comunicar mucho mejor la dimensión de la seguridad alimentaria, que está en la raíz de todo lo que ha pasado.
  • El valor de la buena alimentación. Por último, la alimentación, concretamente la buena alimentación, ha recuperado una parte importante de su importancia relativa en nuestra vida. El confinamiento ha sido una etapa de reencuentro con nosotros mismos y nuestras familias, de identificar lo que verdaderamente marca la diferencia en la vida: la salud, el hogar y la alimentación. Esto implica una buena oportunidad para que los productores pongan en valor el trabajo que está detrás del ganadero hasta el momento de la entrega.

“Exportar a China puede abrir oportunidades a que operadores internacionales vengan a cubrir el segmento de carne premium en nuestros mercados”.

La paradoja del mercado asiático. Ahora el reto pasa por sobrevivir a la siguiente paradoja. Vivimos una falta de consumo y bajada de precios en los mercados nacionales y occidentales, al tiempo que se evita la tentación de poner todos los huevos en el mercado asiático. Allí siguen con su PPA y sus necesidades de proteína animal son muy grandes y lo seguirán siendo durante al menos otros 18 meses. ¿Por qué es una paradoja? Porque exportar a China es una salida a corto plazo, pero todos sabemos que es un mercado netamente exportador. Por tanto, retirar el producto de nuestros mercados puede dejar ventanas de oportunidad a otros operadores internacionales que podrían venir a cubrir ese segmento de carne premium.

“Debemos explorar las posibilidades del e-commerce, no solo hacia el consumidor final, sino en suministro a profesionales y en exportación”.

Una industria 4.0. Debemos abordar el reto del servicio «just in time», ganando flexibilidad en producción y elaboración para alcanzar los estándares del comercio online de inmediatez en la entrega y durabilidad de producto. Básicamente, debemos esforzarnos por reconvertirnos e incorporar los principios de la industria 4.0, introducir en nuestras culturas corporativas la digitalización como mecanismo fundamental para ganar agilidad en la toma de decisiones y, por supuesto, explorar las amplísimas posibilidades que tiene el comercio electrónico, no solo como venta al consumidor final, sino también para suministros a profesionales e, incluso, en exportación.

SECTORES Y ÁREAS

C84
C84 Área
COVID-19
COVID-19 Área
Carnes
Carnes Sector
Frescos
Frescos Sector