En el pasado, había una persona que hacía la mayoría de las compras de productos de alimentación para el hogar, y esa persona tenía su tienda favorita. Ese ya no es el caso. Hoy en día, más personas dentro del hogar se implican en las compras de alimentación y se visitan más tiendas para llenar los carros. 

Los precios bajos, un gran sabor y la conveniencia ya no son suficientes para retener a consumidores, cada vez más volubles y exigentes. Algunos compradores están buscando tiendas que ofrezcan experiencias y tengan valores similares a los suyos.

Hacia el paradigma de compras compartidas

¿Quién es el comprador medio de productos de alimentación en 2017? En el pasado era tradicionalmente el ama de casa quien hacía las compras de alimentación para su marido y sus hijos. Ahora estas compras las puede realizar cualquier miembro del hogar, avanzando hacia el paradigma de compras compartidas. Según el informe Grocery Shopper Trends FMI 2016, 6 de cada 10 hogares (58%) se identifican como hogares cocompradores, a menudo dividiéndose para completar el trabajo, lo que significa que ya no hay un comprador principal. Y la generación de millennials no hará sino acentuar esta tendencia de compras compartidas. 

La lealtad disminuye con el incremento de oferta multicanal

Hoy las compras de alimentación se distribuyen a través de múltiples canales, de manera que la lealtad a cualquier tienda está disminuyendo, hasta el punto de que muchos compradores no tienen una fuente principal de suministro de alimentos (49%), mientras que hace una década el 67% de los compradores sí la tenían. En cualquier lugar, el comprador medio está utilizando 5 o 7 canales de compra; 2 o 3 de forma habitual para satisfacer sus necesidades de productos de alimentación. Los canales no tradicionales –tiendas de descuento como Walmart, tiendas de precio fijo, tiendas de conveniencia y online– están llevándose un porcentaje importante de estas compras. La diversidad de personas comprando explica la diversidad de canales, una tendencia que se prevé continúe los próximos años. 

Preparando el futuro offline y online

El 20% realizó alguna compra de alimentación online en 2016, frente al 16% en 2015, según el Food Marketing Institute (FMI), pero sólo el 5% hace compras de alimentación online con regularidad. Lógicamente, los millennials son más activos que las generaciones mayores. El problema clave para los distribuidores es cómo construir una presencia combinada, offline y online, que atraiga a los compradores. Todo ello en un mundo en el que Amazon tratará de llenar un vacío, ganando en conveniencia y cestas más pequeñas. 

purchasing-689442_640

Fuentehttps://pixabay.com/en/purchasing-shopping-cart-internet-689442/

Gastando más en medio de la deflación

Según datos del FMI, en 2016 los compradores estadounidenses gastaron de promedio 107 dólares por semana en productos de alimentación, frente a los 101 del año anterior o los 97 dólares de hace 5 años. Dada la deflación generalizada en los precios de los alimentos, esto significa que ha aumentado el volumen o bien que los compradores han optado por productos de precio más elevado; o una combinación de ambas cosas. Según David Fikes –del Food Marketing Institute– los compradores están ahorrando en los básicos para disponer de más dinero para los productos premium. Las compras compartidas en los hogares también ayudan a explicar algo el aumento en el gasto. 

5915036367_af0a36bc86_z

Fuente:  Parker Sav

Más factores influyen en las expectativas del comprador

Con todo el mundo comprando, es cada vez más difícil satisfacer las expectativas de los diferentes perfiles de compradores. Precio, sabor y conveniencia siguen siendo factores críticos en las compras. La conveniencia es particularmente importante, con tres áreas de crecimiento: los productos delicatessen, la comida lista para comer y kits de comida. Pero para tomar sus decisiones los compradores están empezando a tener en cuenta otros aspectos: ¿Es un producto saludable? ¿Cómo se elabora? ¿Se produce éticamente? ¿Tienen los trabajadores de la empresa un salario digno? En 2017 y en los próximos años los valores van a jugar un papel más decisivo en los procesos de compra, lo que está moviendo a fabricantes y distribuidores a mejorar sus ofertas. 

Buscando experiencias únicas y memorables, sin estrés 

Los compradores tendrán cada vez más en cuenta el valor sobre el precio. La realización de las compras ‘sin estrés’ es uno de los cuatro factores más importantes para 6 de cada 10 compradores. Y este ‘sin estrés’ se traduce en una compra conveniente: ubicación conveniente, compra rápida y one-stop-shopping (todo en un mismo lugar). Además de sin estrés, los compradores buscan cada vez más experiencias significativas y memorables. «Las secciones de frescos son las que van a diferenciar a los supermercados de otros canales como Aldi, Sam’s Club o Amazon. Para satisfacer las expectativas de los compradores, estas secciones han de ser muy, muy buenas, con muchos productos locales y únicos», según Diana Sheehan, director of retail insights de Kantar Retail. Y añade que vender comida no va a ser suficiente, que además de excelentes productos la gente busca experiencias, orientación para hacer la elección y apoyo para mejorar su vida. En opinión de Sheehan, se espera que los próximos años los distribuidores realicen un merchandising creativo y orienten sus ofertas premium y de servicios para que la tienda se dispare.

Artículo original Fooddive.com

Anuncio-IRR

SECTORES Y ÁREAS

IRR
IRR Área
Gran Consumo
Gran Consumo Sector