FUENTE:
Charo Toribio

TDN

Sarah Lewis
Profesora en Harvard y experta en creatividad e innovación

Para innovar es necesario aceptar el fracaso, aprender del “casi lograrlo” y respetar una primera fase privada para cultivar las ideas más disruptivas antes de presentarlas en público. Nos lo explica Sarah Lewis, profesora de Harvard y exasesora de Barack Obama, en el marco de la última edición del World Leadership Forum de Barcelona. Lewis ha identificado las claves de la creatividad y la innovación estudiando a los investigadores, artistas y científicos más disruptivos y nos explica cómo aplicar estos aprendizajes al ámbito corporativo.

RC_4710

Sarah Lewis es la autora del manual sobre innovación The Rise y de Vision and Justice, que analiza el poder de las imágenes en la construcción de la cultura americana. Licenciada en la Universidad de Harvard, Máster en Filosofía de la Universidad de Oxford y doctorada en la Universidad de Yale, Sarah Lewis trabajó en el Comité de política artística del expresidente de EE.UU. Barack Obama y, actualmente, es profesora adjunta en los Departamentos de Historia del Arte y la Arquitectura, y Estudios Africanos y Afroamericanos en Harvard.

Charo Toribio: ¿Por qué se le da tanta importancia a la creatividad y a la innovación en el contexto actual?

Sarah Lewis:Hoy la creatividad y la innovación son fundamentales porque vivimos en un entorno tecnológico que ha cambiado la definición del mercado. Antes los mercados se definían en función de su ámbito geográfico, pero hoy el mercado es totalmente global por el impacto de la tecnología. Cualquier innovación se puede difundir y escalar en el ámbito global a una velocidad de vértigo. Las organizaciones, corporaciones y emprendedores necesitan defender su posición en este mercado global mostrando hasta qué punto son innovadores y qué nuevas soluciones pueden aportar a las necesidades actuales. Crece el número de competidores, el número de problemas y de soluciones en este nuevo entorno global, y solo sobreviven las más innovadoras y disruptivas.

¿Cuál es la diferencia entre innovación y creatividad?

En la innovación, el objetivo es obtener la solución a un problema y encontrar un nuevo enfoque. En la creatividad se trata de dejar que la imaginación fluya, que surjan nuevas ideas. Y están interrelacionadas, porque necesitas creatividad para que florezca la innovación. Pero la creatividad no trata de buscar una solución a un problema, sino que trata de abrir el abanico de posibilidades sobre cualquier situación o producto, haya o no un problema que solucionar.

LA PRESIÓN DE GRUPO Y EL ENTORNO PRIVADO

Sarah Lewis defiende el valor de mantener en privado, durante una primera fase, las ideas disruptivas. Lewis apoya esta idea en los resultados de dos experiencias: el experimento de Solomon Asch y La lista negra de Hollywood.

  • El efecto Asch. Solomon Asch en los años 50 realizó un experimento que demostró el efecto de la presión de grupo. Mostraba a los participantes 3 líneas de diferente longitud y otra línea de muestra. Solo una de las líneas era igual que la de muestra. Entre los participantes había un voluntario, el resto eran actores contratados. Cuando les preguntaban qué líneas tenían la misma longitud, aunque la respuesta era obvia, los actores daban respuestas incorrectas. Por la presión del grupo, los voluntarios también dieron respuestas incorrectas el 75% de veces que se realizó la prueba.
  • La lista negra. Para evitar el efecto de esta presión de grupo, Franklin Leonard, ejecutivo de una productora cinematográfica, creó La lista negra, que revolucionó Hollywood en 2005. Hizo una encuesta anónima entre ejecutivos y asistentes de productoras. Les pedía que seleccionaran sus 10 guiones favoritos entre aquellos que había descartado su productora durante el año. Con los más votados, creó La lista negra, que envió a las productoras, que decidieron producir algunas de las más votadas. Esta lista se ha repetido año tras año y de aquí han salido títulos como Slumdog Millionaire, Little Miss Sunshine, El Discurso del Rey, Spotlight o Django Desencadenado.

¿Qué rasgos comparten las personas creativas?

Mientras investigaba y escribía el libro The Rise, estudié la vida de inventores, emprendedores y artistas y pude identificar tres características que comparten los innovadores de todas las épocas.

  • Maestría. Más allá del éxito, buscan el perfeccionamiento. En este sentido, están dispuestos a soportar el tan temido fracaso y abrazan el concepto de “casi lograrlo” como parte de su proceso de perfeccionamiento. Y no se detienen cuando alcanzan un objetivo, siguen progresando, marcándose metas más altas.
  • Privacidad. El segundo rasgo es que prefieren mantener su trabajo y sus ideas de forma privada durante una primera fase, para asegurarse de crearán algo excepcional. A menudo hacemos públicas nuestras ideas de forma prematura y “se ahogan” ante la presión del grupo.
  • Cambiar el foco. El tercer rasgo que comparten las personas creativas es que son extraordinariamente ambiciosas, trabajan duro, pero también tienen muy claro cuándo abandonar, cuándo deben cambiar de objetivo.
iStock-647657344

“Las personas más creativas están dispuestas a soportar el ten temido fracaso y abrazan el casi lograrlo como parte de su proceso de perfeccionamiento”.

Dentro del ámbito corporativo, ¿cuáles son los obstáculos más habituales que se encuentran la creatividad y la innovación?

Uno de los más frecuentes es la falta de cultura empresarial para apoyar la primera etapa de la innovación, un periodo en el que las nuevas ideas pueden dar malos resultados. La cuestión clave es la percepción y la cultura de los líderes de esa organización, si están dispuestos o no a apoyar la innovación en esta primera etapa.

Un segundo obstáculo es no contar con la financiación necesaria. A menudo las soluciones más extravagantes, más disruptivas, no se financian porque, a priori, implican tomar grandes riesgos. De hecho, a menudo los bancos comienzan a invertir y a financiar modelos disruptivos cuando ya han alcanzado la segunda fase porque en la primera les cuesta más confiar en sus ideas.

Y el tercer obstáculo más habitual es no respetar la primera fase privada en la que florece la creatividad. Es básico que las personas desarrollen en privado esas ideas que muchas veces nacen de su curiosidad, de una manera diferente de pensar. De hecho, un buen consejo para fomentar la creatividad entre empleados, ejecutivos y emprendedores es que, temporalmente hagan actividades diferentes, en las que no tengan experiencia ni responsabilidades. Es una buena manera de aprender a tomas más riesgos, saliendo de su ámbito habitual. Por ejemplo, he estudiado la vida de reconocidos científicos y muchos de ellos dedicaban su tiempo libre a actividades que no tenían nada que ver con sus campos de investigación científica: eran artistas, actores, pintores… hobbies que les permitían liberar la mente, explorar y desarrollar nuevas capacidades.

“Las campañas de marketing tienen la capacidad de crear una identidad colectiva que debe ser lo más justa e inclusiva posible”.

plantilla-banner-TDN-oct

SECTORES Y ÁREAS

Innovación
Innovación Área
TDN
TDN Área