aecoc_smartconsuming_logo-1

¿Qué es?

Un foro de reflexión y diálogo con la sociedad para identificar las medidas más efectivas en el impulso de un consumo responsable y sostenible asegurando la competitividad empresarial.

¿Quién lo impulsa?

Es una iniciativa liderada por AECOC con el apoyo de cinco expertos externos para conversar sosegadamente y con rigor con el conjunto de la sociedad: consumidores, empresas y poderes públicos.

¿Con qué objetivo?

AECOC Smart Consuming Lab quiere ofrecer una visión plural y reflexionada sobre el consumo responsable y sostenible que pueda favorecer el impulso de políticas públicas acordes al sentir ciudadano y a las necesidades del tejido empresarial.

¿Cómo funciona?

Se trata de un proceso de consulta con todos los grupos de interés en torno a cinco desafíos centrales para avanzar hacia el consumo responsable y sostenible:
  • Economía circular: cómo facilitar al consumidor la generación de menos residuos.
  • Información y transparencia: cómo diseñar modelos de información adecuados para un consumidor más sensibilizado.
  • Fiscalidad: cómo hacer más atractivo para el ciudadano el consumo sostenible a través de enfoques novedosos.
  • Movilidad: cómo implementar sistemas de distribución urbana eficientes y sostenibles.
  • Regulación competitiva: cómo avanzar en un diseño regulatorio para generar más confianza a consumidores y empresas.
iStock-1193905579-1

¿Cuándo?

Diciembre 2021: Lanzamiento público de la iniciativa

Diciembre-febrero 2022: Consulta a consumidores, empresas y poderes públicos

Preguntaremos a todos los grupos de interés sobre cuáles son las medidas más eficaces para avanzar en consumo responsable y sostenible.

Marzo 2022: Focus groups con expertos

Dialogaremos con expertos sobre cómo diseñar una agenda consensuada para impulsar el consumo sostenible sin reducir la competitividad empresarial.

Abril 2022: Presentación pública de documentos

Presentaremos un documento para cada eje que identifique las principales medidas identificadas.  

1. El consumo responsable y sostenible ha llegado para quedarse

La preocupación por el consumo responsable y sostenible (la toma de decisiones sobre los productos que se compran o los servicios que se contratan en base a las consecuencias ambientales, sociales y económicas de los mismos) es uno de los cambios recientes de mayor calado en los hábitos de consumo.

La creciente sensibilización social, cambios en las pautas de compra, reforzados aún más por la pandemia, y el compromiso de los poderes públicos con esa transición hacia un nuevo modelo de producción y consumo son las principales fuerzas detrás de este cambio.

Los datos son claros

  • El 65% de los consumidores encuestados reconoce que la pandemia ha incrementado su preocupación por la sostenibilidad, un 13% más que el promedio europeo (Intrum, 2020).
  • Un 80% de los consumidores incorpora ya la sostenibilidad en sus decisiones de compra y hasta el 60% está dispuesto a pagar más por productos y servicios sostenibles (AECOC, 2020).
  • El 78% evita ya el desperdicio alimentario (OCU, 2019)

2. Una agenda regulatoria cada vez más activa

La Agenda 2030 y los ODS (especialmente el Objetivo 12) son el principal compromiso global para impulsar modalidades de consumo y producción sostenibles. En la UE, iniciativas como el European Green Deal y la Nueva Agenda del Consumidor avanzan en el empoderamiento de los consumidores para que desempeñen un papel activo en la transición ecológica y digital.

Nuestro país está ya inmerso en un movimiento regulatorio muy profundo dirigido a promover modelos de consumo y producción más responsables y sostenibles. Iniciativas como el índice de reparabilidad, los nuevos estándares de etiquetado, la creación de figuras impositivas novedosas o el impulso al comercio de proximidad son ya ejemplos tangibles de esta nueva agenda regulatoria.

Este compromiso público está empujando a cada vez más organizaciones a dar un impulso definitivo y necesario a su responsabilidad social y medioambiental. Pero, para ser plenamente eficaz, ese impulso debe facilitarse mediante la calidad normativa y la coordinación regulatoria y administrativa, De lo contrario, la inseguridad jurídica y la desconfianza podrían comprometer un movimiento tan necesario como urgente.

Algunas iniciativas recientes

  • Nutriscore. El Gobierno aboga por la implantación obligatoria de este sistema de semáforo nutricional que ya funciona en países como Francia o Bélgica.
  • Publicidad de alimentos. Desde el ministerio de Consumo se prevé la adopción de medidas para restringir la publicidad de alimentos considerados poco saludables.
  • Estrategia “De la granja a la mesa”. Esta estrategia europea incluye un paquete de medidas como el etiquetado nutricional o la indicación del origen, a desarrollar legislativamente hasta 2024.
  • Ley de Movilidad Sostenible. El Gobierno prevé la elaboración de esta Ley, que tendrá un impacto fundamental en la descarbonización de las flotas de reparto y en la distribución comercial en las ciudades.
  • Ley de Residuos y Suelos Contaminados. A principios de 2022 se aprobará una ley que supondrá un avance definitivo hacia la circularidad. El desperdicio alimentario o el foco en el envasado son centrales en la misma.
  • Anteproyecto de Ley de Prevención de la Pérdida y el Desperdicio Alimentario. El Gobierno trabaja actualmente en este proyecto que tiene como finalidad reducir a la mitad este problema en nuestro país, tal y como marca la Agenda 2030.

3. Nuestro compromiso con el consumo responsable

Desde AECOC estamos convencidos de que es posible mitigar los riesgos y potenciar las oportunidades que ofrece esta transición a un consumo más responsable y sostenible. La participación de todos los interesados, la pedagogía y la proactividad son clave para conseguirlo. Por ello, queremos impulsar un debate amplio y sosegado con todas las partes implicadas, desde los consumidores a los poderes públicos pasando por las empresas y los expertos.

4. AECOC Smart Consuming Lab

AECOC Smart Consuming Lab es la plataforma con la que queremos articular ese diálogo tan necesario. A lo largo de los próximos meses, nuestros expertos externos realizarán un proceso de consulta con consumidores, empresas y poderes públicos sobre cinco aspectos vinculados con el consumo responsable. El objetivo final es generar unos documentos de propuestas sobre cada uno de estos ejes que condensen este proceso de diálogo y ofrezcan una visión plural sobre la mejor forma de avanzar hacia un modelo competitivo de consumo responsable y sostenible.  
  • Eje 1. Economía circular: cómo facilitar al consumidor la generación de menos residuos
  • Eje 2 . Información y transparencia: cómo diseñar estándares de información adecuados para un consumidor más sensibilizado
  • Eje 3. Fiscalidad: cómo hacer más atractivo para el ciudadano el consumo sostenible a través de enfoques novedosos
  • Eje 4. Movilidad: cómo implementar sistemas de distribución urbana eficientes y sostenibles
  • Eje 5. Regulación competitiva: como avanzar en un diseño regulatorio para generar más confianza a consumidores y empresas

Visión de futuro

El consumo responsable ha llegado para quedarse. Es un compromiso que desde AECOC debemos, y queremos, asumir con la sociedad, la presente y la futura. Hacerlo con éxito dependerá de que seamos capaces de equilibrar cuidadosamente las oportunidades y los riesgos que conlleva poner en marcha esta agenda. AECOC Smart Consuming Lab avanza hacia ese objetivo.