FUENTE:
Jesús Mojica

Gerente de AECOC MEDIA

Cada vez toma mayor importancia en el entorno actual disponer de catálogos de productos de calidad, tanto en online como en offline. Las imágenes son elementos claves para la comunicación eficiente, así como para incrementar la calidad de los datos de producto. 

El incremento de la interacción entre tiendas físicas, aplicaciones móviles y venta online requiere de una mejora en la gestión de imágenes para una correcta promoción de los productos.Los usuarios de AECOC MEDIA, la herramienta para el intercambio de información de producto, a menudo preguntan cómo crear una carta gráfica. 

Analizamos las 3 claves principales para definir un catálogo de imágenes. 

1. Mira a tu alrededor 

El primer paso necesario para definir una carta gráfica es fijarnos en nuestro entorno, tanto el más cercano, como el más lejano: estudiar y analizar. 

¿Qué hace el líder? 

En cualquier categoría existe un líder que todo el mundo conoce: Coca-Cola, GoPro, Bimbo, Robert Bosch, Movistar, Nestlé, Danone… son los número 1 en ventas, los que primeros introducen novedades en el mercado, los que tienen mejores niveles de calidad y eficiencia, los que tienen los procesos más sostenibles, etc… 

Todas estas empresas tienen enormes y brillantes equipos de marketing que trabajan a diario en cómo transmitir mejor al consumidor las fortalezas y personalidad de sus productos y marcas. 

Lo primero que tenemos que hacer es analizar cómo trabaja el líder, de nuestra categoría o sector, su carta gráfica: 

  • Cuántas imágenes por producto utilizan 
  • Cuáles son perspectivas más utilizadas 
  • Qué calidad 
  • Qué otras imágenes y soportes visuales utilizan

¿Qué hace nuestra competencia? 

Una vez hayamos analizado al líder, debemos estudiar a nuestra competencia, con los que luchamos cada día por ganar cuota. En este caso, es recomendable realizar una especie de DAFO de su carta gráfica: 
  • ¿En qué crees que es mejorable? Por ejemplo, sólo hay una foto por producto, la calidad es baja… 
  • ¿En qué crees que es potente? Por ejemplo, es uniforme, todos los productos son tratado de una forma similar, las perspectivas son tomadas desde ángulos iguales… 
  • ¿Hay alguna oportunidad por la categoría o sector? Por ejemplo, incluir imágenes de uso, imagen de familia… 
  • ¿Hay alguna amenaza? Por ejemplo, si algún competidor incluyese una imagen específica de instalación mostraría mejor la facilidad de puesta en marcha… 

Si somos el segundo detrás del líder, no estaría de más ver qué hace el tercero o aquella empresa que está ganando cuota a pasos agigantados. 

¿Qué hace aquella empresa tan buena que…?

Ya sabemos qué hace nuestro entorno más cercano, ahora nos hemos de trasladar a un entorno más lejano. Vamos a fijarnos en aquella empresa que es nuestro ideal en cuanto a tratamiento de imagen de producto o marca, o en sectores más “avanzados”.
Este entorno lejano nos ha de servir para: 
  • Crear un modelo a seguir, un objetivo de carta gráfica, lo que queremos ser de mayor. 
  • Descubrir tendencias que en el medio plazo pueden establecerse en nuestro sector o categoría. 
  • Avanzarnos a los líderes, posicionándonos como un contender o un competidor a tener en cuenta. 
  • Estar por delante de la competencia. 

Ver lo que ocurre a lo lejos nos ha de ayudar a prepararnos mejor para lo que viene.

2. Muestra correctamente tu producto 

El segundo paso es la definición.

Sabemos qué hace el líder, cómo competir con nuestra competencia y cómo avanzarnos en nuestro sector, con esta información empezaremos a generar las características de nuestra carta gráfica. 

Número de imágenes 

Es necesario definir el número de imágenes y perspectivas necesarias para cada categoría de producto. Crear una tabla que incluya las categorías existentes en tu portfolio y las perspectivas posibles (con y sin ángulo). La forma y morfología del packaging nos ayudará a seleccionar qué perspectivas debemos realizar. 

Una vez definida la matriz de perspectivas, síguela con vehemencia, usa siempre los mismos ángulos, mantén una línea “editorial” en la toma de la imagen (iluminación, brillos, contrastes, etc.), cuida la elección de tu estudio fotográfico (preferiblemente ha de estar especializado en tu sector), no te limites a estudios de tu alrededor (a veces una pequeña inversión en transporte puede suponer un gran ahorro en precio por impacto). 

Calidad y nombrado 

En función de la calidad esperada en tu sector define la calidad de tus imágenes; tu calidad siempre ha de estar por encima de tu competencia, en este caso más es mejor, siempre. 

Ayuda a tu cliente a identificar de forma automática el tipo de imagen que está recibiendo a través del nombre (sin tener que abrirla) y posibilitará la integración automática de tus tipologías en función de los diferentes canales de venta y usos. El nombre del fichero ha de indicar:  

  • la calidad 
  • el lado de referencia sobre el que se hace la foto (frontal, lateral…) 
  • la perspectiva o ángulo desde el que se toma (desde la derecha, izquierda, picado…) 
  • la naturaleza de la imagen (dentro del packaging, fuera, escenificada, emplatada, escenario, uso…) 

El estándar internacional de GS1 puede ser un buen punto de partida para definir vuestra calidad y de obligado cumplimiento en lo que se refiere al nombrado de la imagen. Consulta la guía ¿Cómo nombrar tus imágenes en AECOC MEDIA?

Uso de escenarios 

En este tipo de imágenes hay que tener muy en cuenta las tendencias actuales: hace unos años una imagen de escenario ideal de un vino se componía de una mesa con mantel a cuadros, la botella con la marca perfectamente visible, una copa llena y en el mejor de los casos una ración de queso o de ibéricos; entonces unían la imagen de la marca, un ambiente tradicional y los productos con los que disfrutar el producto. 
Hoy en día, si quieres tener un escenario de un vino en muchos casos la botella no aparece, y menos aún la marca, la imagen se situará en un entorno natural neutro, con una puesta de sol que ilumina unos racimos de uva y una copa de vino a medio consumir, en la mayoría de casos la foto estará tomada en primera persona y situará al consumidor en el centro de la acción. 
Debemos tratar de que la imagen se convierta en algo experiencial, transmitir los insight de tu marca (territorio, personalidad…).Una buena foto de escenario puede ser muy importante, pero no es algo obligado; si no tienes claro qué hacer, mejor no utilizar escenarios. 

Imágenes de uso 

Las imágenes de uso nos han de servir para explicar el modo de empleo de nuestro producto al consumidor y situarlo en la acción. Es necesario tener en cuenta: 
  • Cuida los elementos que acompañan a tu producto
  • Elige situaciones con las que el consumidor se pueda y quiera ver reflejado
  • Aprovecha para explicar las características más importantes de tu producto

En la mayoría de imágenes de uso de un aspirador, el suelo está impoluto, los muebles de alrededor son ideales y la habitación parece que no tenga fin, la modelo está aspirando una esquina de la sala o debajo del inmenso sofá, con ese accesorio único que tiene esa marca o modelo de aspirador. Exageraciones aparte, este es un gran ejemplo de cómo ha de ser una imagen de uso. 

En el caso de tratarse de un producto textil, podemos pensar en utilizar diferentes tipos de modelos para que el consumidor se haga una idea, en función de su tipo de cuerpo, cómo le va a quedar la ropa. 

Imágenes de detalle 

Las imágenes de detalle sirven para explicar mejor un producto. Suelen utilizarse para mostrar características especiales, detalles del producto y calidades. El consumidor no siempre está delante del producto en el momento de la compra y necesita tener este tipo de detalles en cuenta en la decisión de compra. 
Estas imágenes son muy recomendables en: 
  • Productos textiles para mostrar los materiales 
  • Productos técnicos con características muy específicas 
  • Productos de alto valor añadido para mostrar la calidad de acabados 

Imágenes 360

Las imágenes 360 pueden convertirse en un diferencial respecto a nuestro entorno más cercano

(nuestra competencia). Sobre todo, en sectores con la Electrónica de consumo y electrodomésticos, Alimentación y bebidas, Droguería, Perfumería y Ferretería y bricolaje. 

3. Transmite emoción 

Ir más allá de las expectativas será otra de las claves para generar un catálogo excelente. Es necesario que al definir cómo va a ser vuestra carta gráfica, incluyáis en el diseño la personalidad de la marca a través de los beneficios y valores que aporta: 

  • Racionales: conceptos medibles y tangibles 
  • Emocionales: estados de ánimo y sensaciones 
  • De relaciones externas: para generar percepciones positivas 

Como por ejemplo unas zapatillas de suela de goma. Las imágenes del producto deberán transmitir de forma: 

  • Racional: calidad de la goma de la suela, acabados y durabilidad 
  • Emocional: las calzará un modelo joven/moderno/elegante (en función de nuestro target), en un entorno natural de costa, rodeado de todo los que nuestro público objetivo espera de una tarde de verano en la playa (chiringuito, puesta de sol, amigos…) 
  • De relaciones externas: las imágenes podrían contener alguna referencia a través de un logo o sello, a la participación de la empresa en alguna iniciativa valorado muy positivamente por nuestro público objetivo (evento deportivo, sello de fabricación ecológico, festival de verano…) 

Estas son algunas de las claves para construir una carta gráfica teniendo en cuenta lo que hace nuestro entorno e incorporando los elementos racionales y emocionales de vuestra marca.

Jesús Mojica

Jesús Mojica

Gerente de AECOC MEDIA

SECTORES Y ÁREAS

Calidad de Datos
Calidad de Datos Área