María Tena, Gerente Área de Logística y Transporte de AECOC
Nº 231 – SEPTIEMBRE 2020

Entramos en una nueva etapa. Un período a todas luces incierto para el que las áreas de supply chain de las empresas de gran consumo ya se están preparando. Si estos últimos meses los operadores de este sector han respondido con la máxima flexibilidad y eficiencia, el panorama a partir de ahora se presenta aún más cambiante si cabe con 5 grandes retos que afrontar: la volatilidad de la demanda, la búsqueda de rentabilidad, el auge del e-commerce, la colaboración y la logística sostenible. Sobre todas estas cuestiones, desde AECOC hemos preguntado a los directores de supply chain de gran consumo. Estas son algunas de sus opiniones.

apertura

Nuevo entorno. La supply chain debe ajustar su operativa a una realidad diferente, aprender a convivir con posibles rebrotes, un mayor grado de incertidumbre y tendencias de consumo más diversas.

LAS CLAVES DE LA SUPPLY CHAIN DEL FUTURO

  • La crisis del Covid-19 ha puesto de manifiesto que la logística del gran consumo en nuestro país es sinónimo de eficiencia y competitividad.
  • En momentos de máxima tensión, la logística responde.
  • Es la hora de focalizar esfuerzos en la rentabilidad de las operaciones.
  • Esta crisis va a marcar el comienzo de una nueva era “supermercados 2.0”.
  • La logística del futuro pasa por la digitalización, la flexibilidad, la resiliencia y la sostenibilidad.
  • Las oportunidades vendrán de la mano de la colaboración.

La crisis sanitaria provocada por la propagación del Covid-19 ha supuesto en poco tiempo un gran impacto en las cadenas de suministro nacionales y globales. En nuestro país, la logística y el transporte de mercancías del sector de gran consumo han jugado un papel clave en asegurar el abastecimiento de productos.

En las semanas más críticas, factores como la necesidad de adaptarse rápidamente a las medidas de prevención de contagios, los cambios en los hábitos de consumo derivados del confinamiento o la incertidumbre a corto plazo destacaron como los puntos más críticos que las empresas han tenido que afrontar en los momentos más difíciles de esta crisis sanitaria.

Pasados los peores momentos, las empresas que operan en el sector de gran consumo deben adaptarse a la nueva normalidad. Un nuevo entorno donde la cadena de suministro debe ajustar su operativa a una realidad diferente y aprender a convivir con posibles rebrotes, un mayor grado de incertidumbre y tendencias de consumo más diversas.

Pero, ¿qué medidas están llevando a cabo los directivos de logística del sector de gran consumo para adaptar la operativa a este nuevo escenario? ¿Cuáles son las palancas, retos y oportunidades que definirán las cadenas de suministro del nuevo entorno post-covid?

Con el objetivo de conocer los factores que definirán la cadena de suministro de la “nueva normalidad” hemos preguntado a máximos responsables de la logística del sector y hemos recogido las conclusiones en el Estudio de “Perspectivas para la logística en gran consumo en el nuevo entorno post-covid”. En este estudio, realizado en colaboración con el Comité de Logística de AECOC, han participado 74 empresas que actualmente representan cerca del 80% del volumen de mercancías de gran consumo que se mueve en nuestro país.

Automatización. Jugará un rol clave y será indispensable para ser más eficientes y asegurar los niveles de servicio.

iStock-1046521978

Puntos más críticos

  1. Evolución de la demanda. Durante las primeras semanas de esta crisis, el 86,49% de los participantes en este estudio destaca la variación en los patrones de consumo y la volatilidad de la demanda como las principales problemáticas a las que el sector tuvo que hacer frente, seguidas por la falta de EPI’s (Equipos de Protección Individual) –59%– y la incertidumbre a corto plazo –43%–.
  2. Transformación digital. Esta pandemia ha puesto en evidencia la necesidad que tiene el sector de avanzar en la digitalización de losprocesos. Así lo asegura el 78% de los directivos encuestados, que considera que ahora más que nunca los sistemas y las tecnologías para la conexión de toda la supply chain serán esenciales. En este sentido, el sector opina que la pandemia del coronavirus va a suponer un impulso definitivo a la transformación digital.
  3. Colaboración. La incertidumbre generada por esta crisis ha puesto en evidencia, además, que es necesaria una mayor colaboración entre los actores de la cadena de suministro y también un mayor grado de comunicación entre las empresas. En este sentido, el 59% de los encuestados considera necesario trabajar más la relación logística entre fabricantes y distribuidores y un 51% que hay que mejorar la comunicación entre las áreas comerciales y de supply chain de las organizaciones.
  4. Seguridad. Por otro lado, el coronavirus ha dejado al descubierto nuevas necesidades de salud e higiene que han implicado cambios tanto en almacenes como en oficinas. Según el 49% de las empresas encuestadas, uno de los puntos más críticos ha sido la adaptación del personal y de las organizaciones al repentino auge del teletrabajo.

Salto clave. La pandemia supone el impulso definitivo a la transformación digital.

Evolución del sector

Sobre la evolución de determinados aspectos en los próximos años, la volatilidad de la demanda y la incertidumbre asociada incrementarán su importancia. De hecho, el 70% de las empresas considera que esta ‘nueva normalidad’ ofrece oportunidades a la hora de construir una cadena logística más digital, ágil y flexible, con el fin de ganar eficiencia en las operaciones.

En este momento, donde el distanciamiento social afecta también a los entornos de trabajo, con riesgos de absentismo y su consecuente impacto sobre el día a día del negocio, las compañías con mayor grado de automatización han logrado diferenciarse y afrontar la crisis en mejores condiciones. En ciertos procesos críticos, como la gestión y preparación de pedidos, la automatización de la logística jugará un rol clave y será indispensable para poder ser más eficientes y asegurar los niveles de servicio.

Las compras online crecerán en importancia a la vez que se reducirán las compras en establecimientos físicos y se implementará con mayor fuerza el teletrabajo, cambiando radicalmente nuestra forma de operar. En cambio, cuestiones como la subcontratación de las operaciones, la falta de conductores o incluso los niveles de roturas de stock se mantendrán en valores pre-crisis.

iStock-604025766
  • Dark stores. La creciente demanda ha provocado la irrupción de espacios dentro de la tiendas dedicados exclusivamente a las compras online. Un modelo diseñado para proporcionar un servicio más eficiente, rápido y ágil. De hecho, un 53,85% de los distribuidores asume el crecimiento del e-commerce a través de dark stores y un 46,14% desde la tienda.

Vuelta a la rentabilidad

La productividad de las operaciones sigue siendo uno de los grandes retos en la desescalada, lo que, según la mayoría de los encuestados, tendrá como consecuencia un aumento de los costes logísticos.

En los almacenes estos costes vendrán ocasionados principalmente por la adecuación de las medidas de prevención en la operativa y la bajada de la productividad. En el transporte, en cambio, estos costes irán asociados al crecimiento del e-commerce y a la complejidad de la distribución de última milla y, por su parte, en el de larga distancia a la dificultad de encontrar retornos que permitan optimizar las rutas.

Logística sostenible. Las empresas mantienen la sostenibilidad como eje fundamental en sus estrategias logísticas.

La venta online de alimentación

Si preguntamos a los distribuidores si este crecimiento de la compra online de alimentación es coyuntural o estructural, el 46% opina que este canal crecerá entre un 10% y un 25%, mientras que el 31% apuesta por un crecimiento mayor al 50%.

En nuestro país, la logística del e-commerce de gran consumo se realiza, con carácter general, directamente desde tienda, aunque la creciente demanda ha provocado la irrupción de las dark stores, es decir espacios dentro de la tienda dedicados exclusivamente a las compras online, sobre todo en poblaciones de alta densidad demográfica. Este modelo se diseña para proporcionar un servicio más eficiente, rápido y ágil y, según algunos estudios publicados en países como Reino Unido o Francia –donde la venta online está más desarrollada–, la efectividad de las dark stores es tres veces superior a la preparación del pedido y reparto directamente desde tienda.

Actualmente en España no existe en el sector unanimidad clara sobre cuál es el mejor modelo. Mientras que algunos apuestan claramente por las dark stores, otros siguen operando desde las propias tiendas. En el nuevo entorno post-covid ninguno de los dos modelos se impondrá claramente. De la encuesta realizada se extrae que el crecimiento del e-commerce será soportado por
un 53,85% de los distribuidores a través de dark stores cerca de las ciudades, mientras que un 46,14% se decanta por asumirlo directamente desde la tienda.

En relación a la última milla, los directivos consideran que los tres retos más importantes a abordar son: adecuarse a los nuevos niveles de demanda, reducir los costes logísticos y ofrecer un mejor servicio al cliente. En el nuevo entorno, la mayoría de ellos coincide en que las restricciones al tráfico en el acceso a las ciudades serán la principal barrera.

Asimismo, casi el 80% de los distribuidores destaca la saturación de zonas de carga y descarga como el aspecto más crítico, ya que tiene un alto nivel de incidencia en su operativa, mientras que a más de la mitad de los operadores logísticos encuestados
le preocupa la prohibición de circulación de vehículos contaminantes.

El momento de… Focalizar los esfuerzos en la rentabilidad de las operaciones.

La logística sostenible sigue siendo una prioridad

La logística sostenible es, sin duda, un aspecto determinante para la cadena de suministro del sector de gran consumo. Los acuerdos de reducción de emisiones suscritos por la comunidad internacional, así como las demandas sociales, han hecho que
desde hace años las empresas adapten su operativa a estos objetivos.

Como hemos visto previamente, a pesar de entrar en un periodo donde el sector hará foco en aspectos orientados a mejorar la rentabilidad de las operaciones, las empresas mantienen la sostenibilidad como eje fundamental en sus estrategias logísticas. El 54% de los encuestados considera que la logística sostenible mantendrá el mismo nivel de importancia para el sector de gran consumo en el nuevo entorno post covid, mientras que el 46% apuesta porque tendrá aún mayor importancia.

En términos de impacto medioambiental y reducción de emisiones, el sector coincide en que la oportunidad está en la mejora de la ocupación del transporte antes que en otros factores como la optimización de rutas, combustibles alternativos o uso de vehículos eléctricos. El 61% de los fabricantes confía en que abordar proyectos de logística colaborativa también puede ser una alternativa.

La última milla. Requiere adecuarse a los nuevos niveles de demanda, reducir los costes logísticos y ofrecer un mejor servicio al cliente.

iStock-1218429245

La logística se reivindica

Más allá de demostrar que en España disponemos de una logística eficiente y competitiva, esta crisis nos ha puesto a todos ante nuevos retos y desafíos, muy especialmente al gran consumo.

Estos resultados nos confirman que la cadena logística del sector del gran consumo apuesta por la flexibilidad y la digitalización para responder a un entorno marcado por la incertidumbre, el e-commerce y también por establecer una mayor colaboración entre los distintos eslabones. Pero sobre todo, que tras haber sufrido durante estos meses una extraordinaria presión, la logística ha demostrado su valor estratégico dentro de las organizaciones.

Maria-Tena-firma-2

MARÍA TENA
Gerente Área de Logística y Transporte de AECOC

SECTORES Y ÁREAS

C84
C84 Área
COVID-19
COVID-19 Área
Logística y transporte
Logística y transporte Área
Gran Consumo
Gran Consumo Sector