FUENTE:
Marta Munné

Consultora de la Plataforma de Estudios de Mercado de AECOC Shopperview

Estamos ante un consumidor informado y exigente, que quiere que las marcas le hablen de tú a tú, con transparencia y honestidad. En este contexto, necesi­tamos dedicar esfuerzos y recursos a conocer mejor sus necesidades y aprovechar al máximo las oportu­nidades de negocio que emergen con las nuevas ten­dencias de consumo. Repasamos sus principales ne­cesidades y preferencias.

iStock-610578946

TARGETS CLAVE: SENIORS Y MILLENNIALS

Hoy tanto seniors como millennials representan el mismo porcentaje de la población española (22%, según el INE). Sin embargo, en los próximos 50 años los seniors duplicarán su peso dentro de la población. Por su parte, los millennials se han convertido en protagonistas por su comportamiento disruptivo y por marcar nuevas tendencias. Analizando sus comportamientos en gran consumo vemos que algunos de sus comportamientos son distintos pero otros, no tanto.

  • Millennials: de 19 a 38 años. Han crecido superando una crisis que ha cambiado sus prioridades: buscan más “experimentar” que “tener y acumular”.
  • Seniors: de 55 a 75 años. Aunque dentro del target se identifican diferentes grupos en función de su estado físico y su actitud ante la madurez, en general, tienen más tiempo disponible y menos cargas económicas.

Más saludables. El 47% de consumidores comprará más productos saludables el próximo año, y esta es una tendencia que ha subido más de 8 puntos porcentuales en los últimos 3 años.

La salud como eje prioritario

El interés generalizado por llevar un estilo de vida saludable es una realidad desde hace tiempo. Hoy ya el 82% de los consumidores entien­de que seguir una dieta equilibrada es imprescindible para llevar esta vida saludable. Por eso, se busca ir a la esencia, a productos no mani­pulados, los más sanos, naturales, sin aditivos ni conservantes. Una tendencia que influye no solo en el producto, sino también en su enva­se, la elaboración, el origen de la materia prima o el método de con­servación.

Parte de estos consumidores optan también por consumir productos ecológicos porque son saludables y les ayudan a prevenir enfermeda­des. El mundo de los ecológicos está cambiando y pasa de ser un nicho específico y residual en el que los productos solo se encontraban en herbolarios o tiendas especializadas a estar disponibles en todos los su­permercados (o casi).

El 47% de los consumidores com­prará más productos saludables el próximo año, y esta es una tenden­cia que aumenta año tras año, su­biendo más de 8 puntos porcentua­les en los últimos 3 años. Y no solo esto, les gusta realizar actividades al aire libre y más de la mitad declara que practica deporte con regulari­dad. Además, 4 de cada 10 consumi­dores controla su actividad física y alimentación a través de una pulse­ra fit u otras aplicaciones.

Por tanto, ya no hablamos del factor saludable como tendencia, sino que se ha convertido en un hábito incor­porado a nuestro día a día, a nuestro estilo de vida.

iStock-1069547356

MÁS ALLÁ DE LA ENSALADA. El poké, un plato típico hawaiano, muestra un paso más en la sofisticación de la conveniencia. Incluso, estamos viendo cómo cada vez se abren más locales especializados en este plato. También empieza a aparecer en los lineales del retail.

Alimentación práctica, rápida y saludable

  • Sin tiempo ni experiencia. Un as­ pecto relevante en el día a día del consumidor es la falta de tiempo y su acelerado ritmo de vida. El 59% considera que lleva un estilo de vida muy ajetreado que le impide, entre otras cosas, dedicar tiempo suficien­te a su alimentación. Esta falta de tiempo y nuestra falta de habilida­des culinarias hacen que los platos preparados vivan su momento más dulce. Dentro del supermercado o hipermercado, la sección de platos preparados ya se ha convertido en la tercera sección movilizadora, solo por detrás de la sección de frescos y de la de higiene y cuidado personal. Pero el shopper no solo busca fór­mulas que le permitan ahorrar tiem­po en su alimentación en la distribu­ción organizada. Más de la mitad ya ha pedido algún tipo de comida a domicilio en el último mes.

    Los principales motivos para optar por estas soluciones culinarias son la comodidad de no cocinar, la rapi­dez de consumo y la variedad de sur­tido, que permite probar platos com­plejos de elaborar o con ingredientes exóticos y difíciles de encontrar.

    Sin embargo, estas soluciones culi­narias tienen que cumplir con sus expectativas saludables, por lo que son las opciones artesanas o caseras, elaboradas con ingredientes natura­les, las que tienen más aceptación.
  • Más allá de la ensalada. Encon­tramos algunos ejemplos en la ofer­ta cada vez más variada de bols de ensalada, más allá de la tradicional césar o ensalada de la huerta. Esta categoría se ha sofisticado tanto que en algunos lineales encontra­mos ya más de siete variedades distintas. La mayoría de ellas inclu­yendo un tenedor para facilitar el consumo inmediato.

    El poké, un plato típico hawaiano, nos muestra un paso más en esta sofisticación. Este plato aúna la pro­teína de algún pescado y proteína vegetal, con vegetales variados y una base de hidratos de carbono, normalmente arroz. Últimamente hemos visto como en las ciudades se abren locales especializados en este plato y también empieza a aparecer en los lineales del retail.

    El sushi se consolida como opción de consumo saludable y rápida, saltando también del nicho de consumo en el que se situaba hace unos años, para convertirse en una opción más. El 45% de los consumidores consume sushi en casa un mínimo de 1 vez al mes, y de estos consumidores, el 82% lo ha comprado en super/híper.

Auge de preparados. Esta sección se ha convertido en la tercera en importancia, solo por detrás de la de frescos e higiene y cuidado personal.

Preocupado por la sostenibilidad

Otra de las tendencias que da y dará mucho que hablar es la creciente preocupación que muestra el consu­midor por la sostenibilidad y el me­ dio ambiente.

  • Eliminar bolsas de plástico. El 88% de los consumidores se mues­tra preocupado por el impacto me­dioambiental de las bolsas de plástico y la mayoría cree que los estableci­mientos deberían eliminarlas. De he­cho, el 60% ya utiliza de forma ma­yoritaria la bolsa de tela o rafia en sus compras de alimentación.
  • Menos packaging. El consumidor también se preocupa por la cantidad de envoltorios que contienen los productos. A 9 de cada 10 consumi­dores les preocupa el impacto que tienen los envases de los productos y creen que deberían reducirse los plásticos de los envases o embala­jes. Sin embargo, una de las contradicciones como consumidores ante esta reducción de plásticos es que preferimos envases grandes, para obtener más ahorro económico, pero, por otro lado, también quere­mos que las porciones se envasen individualmente para facilitar su consumo, preservar el producto en condiciones óptimas y evitar el des­perdicio alimentario. Aquí el reto para la industria es encontrar opcio­nes que satisfagan las necesidades del consumidor sin incurrir en un mayor uso de plástico o envoltorios.­
  • También fuera de casa. La preo­cupación hacia la sostenibilidad en el consumo, con sus contradicciones, también se traslada a hostelería. 1 de cada 3 consumidores se muestra in­teresado por acudir a locales respe­tuosos con el medioambiente, pero a la vez, el aspecto que más valoran es que el local disponga de parking gra­tuito para acudir en coche.

    Por otro lado, en la comida a domici­lio o comida para llevar, uno de los aspectos más importantes para el consumidor es que los envases sean reciclables o reutilizables, pero por detrás de otros aspectos más prácti­cos, como que sea apto para mi­croondas.
iStock-1135371045

Conciencia ambiental. A 9 de cada 10 consumidores les preocupa el impacto que tienen los envases de los productos en el medio ambiente.

Hacia una sociedad más conectada

En España existen ya más de 31 mi­llones de usuarios de internet y el 78% la usó durante el día de ayer, según diversos estudios. Y no solo para consultar información o entre­tenerse; 8 de cada 10 usuarios ha realizado alguna compra por inter­net en los últimos meses y el 70% ha comprado algún producto (sin contar servicios o viajes).

  • Compra online. En gran consumo, estos porcentajes bajan considerable­mente: solo 1 de cada 4 consumidores ha realizado alguna compra online de gran consumo por lo menos una vez en los últimos 6 meses, y solo es el canal de compra principal para el 3% de los consumidores. A pesar de que los porcentajes que nos encontra­mos todavía son bajos, sobre todo si los comparamos con países de nues­tro entorno, el porcentaje de com­pradores habituales ha aumentado en los últimos años y la tendencia apunta a que seguirá aumentando.

    La comodidad es la principal razón de compra para utilizar este canal, además de las ofertas y descuentos. El 40% opta por realizar la compra online porque le permite ahorrar tiempo. El shopper ya no está dis­puesto a dedicar tiempo a pasear por los establecimientos y prefiere dedicarlo a otras actividades.
  • Las redes sociales están cada vez más presentes en el día a día de los consumidores, y no solo por ocio. El 22% de los que compran en tien­da física y el 49% de los que com­pran online, siguen en redes sociales alguna cadena de supermercados­ hipermercados. El shopper sigue a estas enseñas para estar al día de las ofertas, promociones o noveda­des. Y es que el consumidor ya no es un sujeto pasivo, se ha convertido en un protagonista activo que busca información sobre lo que le interesa para tomar las mejores decisiones.
  • Mejora de la experiencia. En hos­telería las nuevas tecnologías tam­bién ganan terreno. Para pedir comi­da a domicilio, la parte digital (pedidos a través de web, app o pla­taforma especializada) supera ya a los pedidos por teléfono. Además, está previsto que crezca el uso de la tecnología para mejorar toda la ex­periencia de consumo: reservas a través de la app, consultar el tiempo de espera para la mesa, tablet en la mesa para consultar menú, hacer pedidos directos a cocina e incluso pagar desde esa tablet, optimizando al máximo el preciado tiempo.
Marta-Munne

MARTA MUNNÉ
Consultora de la Plataforma de Estudios de Mercado de AECOC Shopper View

SECTORES Y ÁREAS

AECOC Shopperview
AECOC Shopperview Área
C84
C84 Área
Conocimiento Consumidor
Conocimiento Consumidor Área