28/04/2020

Iñigo-Arias

IÑIGO ARIAS,
DIRECTOR DE FRESCOS DE EROSKI

Desafíos iniciales superados. Hasta ahora ante la crisis del COVID nos hemos enfrentado sobre todo dos momentos. El primero llegó en la semana en la que se decretó el estado de alarma, cuando la gran afluencia de clientes causó ciertas dificultades para reabastecer algunos productos básicos, como el pollo o las patatas. Gracias a una buena coordinación y reacción junto a nuestros proveedores pudimos normalizar la disponibilidad en poco tiempo. Después, tuvimos el desafío de los días festivos de Semana Santa, con la dificultad añadida para la producción y el suministro, pero también se resolvió sin incidencias destacadas.

Más compras matutinas y menos los sábados. En las últimas semanas, sigue habiendo una demanda fuerte de productos básicos y nuestra principal tarea consiste en adecuar la disponibilidad de producto a los cambios en el comportamiento de los consumidores: entre unas categorías y otras, entre unas horas del día y otras (más clientes por la mañana) y entre los días de la semana (es curioso cómo ha bajado la afluencia los sábados, por ejemplo).

Protección reforzada en tienda. En nuestras tiendas también hemos aplicado nuevas prácticas para minimizar riesgos sanitarios. En los mostradores de carnicería, charcutería y pescadería hemos incrementado la distancia de seguridad entre los clientes y nuestros profesionales, dotados de las medidas de prevención adecuadas como mascarillas, pantallas de protección, guantes, gel hidroalcohólico, etc. En la sección de frutas y hortalizas hemos añadido una limitación de aforo, ya que es una sección en la que habitualmente se concentran clientes comprando en autoservicio. También hemos eliminado la venta a granel de frutos secos sin cáscara por razones de prevención.

“En las últimas semanas, sigue habiendo una demanda fuerte de productos básicos y nuestra principal tarea consiste en adecuar la disponibilidad de producto a los cambios en el comportamiento de los consumidores”.

Productos más demandados. En la carne destaca un fuerte incremento en el consumo de las aves (pollo y pavo) y también de los productos elaborados (carnes picadas, embutidos…).

En frutas y hortalizas, los básicos de hortalizas y tubérculos de invierno son los grandes favorecidos frente a categorías de conveniencia como la 4ª gama o los listos para consumir. Los cítricos y las uvas han protagonizado los mayores crecimientos en fruta.

Más jóvenes. En general, los hogares de personas jóvenes y de familias con hijos son los que más han aumentado su gasto durante el confinamiento, a diferencia de las personas más mayores que han reducido su presencia en tienda. Aunque mantienen su consumo, su peso respecto al resto de hogares baja en estas categorías. No obstante, es posible que se esté produciendo un trasvase de ‘gasto asignado’, ya que ahora también son muchas las personas que están haciendo la compra para sus familiares más mayores.

Oportunidades en online. Los crecimientos en online son fruto de esta situación. Pero en los frescos, especialmente en fruta y carne, vemos incrementos incluso mayores que los que se producen en alimentación envasada. Es posible que sea una oportunidad para el desarrollo de los frescos en el canal online a futuro.

Otro aspecto destacado es que las personas más mayores son las que protagonizan el incremento más importante en online, con un aumento de casi el 300% durante el confinamiento. Puede ser una oportunidad para que estas personas también se habitúen al canal online.

“En los frescos, especialmente en fruta y carne, vemos incrementos en online incluso mayores que los que se producen en alimentación envasada”.

No subestimar. Quizá el principal aprendizaje para el sector y para la sociedad en general es no subestimar el riesgo de una crisis sanitaria como la que hemos vivido. Es seguro que ya no actuaremos así en el futuro y podremos minimizar las consecuencias humanas y económicas de una pandemia de este tipo.

Cooperación en la cadena de valor. Hemos aprendido a centrarnos en los elementos básicos del negocio y a mejorar la cooperación entre todos los agentes de la cadena de valor para responder a una situación de emergencia como esta. El sector ha respondido de forma ejemplar y creo que hemos obtenido un importante reconocimiento social a nuestra labor y esfuerzo.

“Hemos flexibilizado nuestra cadena de suministro para dar salida a productos del sector primario y del sector industrial que con el cierre de horeca se habían quedado sin canal de distribución”.

Flexibilización. Otro aspecto a destacar es que, con el canal horeca cerrado, no solo ha aumentado el consumo en el hogar, sino que nuestro canal ha tratado de contribuir a dar salida a productos, del sector primario y del sector industrial, que se habían quedado sin canal de distribución. Para ello hemos adaptado y flexibilizado nuestra cadena de suministro habitual.

Cambios rápidos. Por último, un aprendizaje clave es la capacidad de cambio rápido en los hábitos de consumo. En pocas semanas hemos tenido que pasar de pensar en cómo convertirnos en “mercaurantes” a satisfacer una demanda que no se veía desde el siglo pasado en productos para cocinar en casa.

SECTORES Y ÁREAS

C84
C84 Área
COVID-19
COVID-19 Área
Frescos
Frescos Sector