Ana Martínez Moneo C84
Nº 236 – ABRIL 2021

Dice José Francisco Muñoz, el nuevo director general de Covirán, que siempre es un buen momento para echar la vista atrás, revisar los cimientos y, sobre todo, mirar hacia adelante. Que lo que funciona se deja y lo que no se cambia. Que hay que mirar el corto plazo, pero trabajar hacia futuro. Porque “el cambio continuo es necesario”. Y así llega la cooperativa granadina a su 60 aniversario en plena pandemia: en un proceso de transformación digital y cultural que sienta las bases para “llegar al centenario con un modelo sostenible, moderno, ágil y transparente”.

1619090806817

“No conocemos a nuestros consumidores por un algoritmo de inteligencia artificial, sino como personas, porque son nuestros vecinos”.

LAS CIFRAS

  • 1.463 millones de euros de facturación.
  • 2.400 socios.
  • 2.800 tiendas en 50 provincias y en todo el territorio portugués.
  • 15.000 empleados.
  • 30 plataformas logísticas.

LOS 5 PILARES DE FUTURO DE COVIRÁN

  1. La cooperativa. Nuestro valor lo componen los socios y los empleados. Tenemos un vínculo de confianza que hay que cuidar y fortalecer.
  2. Los socios. Construimos el futuro gracias a la unión y al esfuerzo de nuestros socios.
  3. Los clientes. Tenemos que proporcionarles la experiencia que necesiten y que demanden en cualquier momento.
  1. La sociedad. Crear un negocio fuerte y construir un mundo mejor no son metas contradictorias. Covirán es un referente en responsabilidad social porque somos más que una empresa. Queremos seguir andando ese camino y que la sociedad nos conozca mejor.
  2. La marca. Covirán es una promesa de confianza, calidad, competencia, honestidad y cercanía. Es momento de comunicarlo más y mejor.

José Francisco Muñoz es desde septiembre de 2020 el nuevo director general de Covirán. Granadino de 43 años, matemático, ingeniero informático, doctorado en Inteligencia Artificial y finalizando un grado en Economía, Muñoz llega a la cooperativa hace dos años y medio como director de IT, con el objetivo de poner en marcha las bases para la transformación digital de la cooperativa. Su visión transversal del negocio, el conocimiento empresarial y de las nuevas tecnologías y la capacidad de liderazgo fueron las competencias que el Consejo Rector vio en él para poner rumbo al futuro.

Su nombramiento coincide con el 60 aniversario y la pandemia del covid-19. En esta entrevista hace balance de la historia y comparte con nosotros cómo está afrontando Covirán el momento actual.

Un pasado…

Dice Muñoz que la de Covirán es la historia del esfuerzo y sacrificio de sus impulsores, “unas personas visionarias, emprendedoras y comprometidas con el entorno que decidieron agruparse y andar un camino juntos”. Además, destaca a una persona: Antonio Salas, el que fuera director general de la cooperativa durante 33 años y uno de los impulsores de su expansión, que falleció el año pasado. En su opinión, los valores poco han cambiado: “seguimos apostando por el compromiso, la igualdad, el trabajo responsable y la cooperación. Forma parte de nuestro ADN fomentar la economía local y trabajar por reducir el impacto ambiental que genera nuestra actividad”.

… y un presente y futuro

Hoy Covirán es para el directivo una empresa mucho más social, moderna, transversal, ágil y transparente. Un modelo de negocio que contribuye al bienestar de la comunidad en la que nos asentamos, que garantiza la igualdad entre hombres y mujeres –de hecho, la presidenta es una mujer y el 50% de los socios son mujeres– y que promueve la diversidad. “Es un proyecto con historia, pero también con mucho futuro, que se mantiene muy vivo gracias a los más de 2.400 socios y más de 15.000 empleados”.

Ana Martínez Moneo. En septiembre de 2020, en plena segunda ola de la pandemia, es nombrado director general. ¿Cómo ha vivido usted y su equipo este período?

José Francisco Muñoz. Fue un momento extraño, aunque la verdad es que no me he parado a pensar cómo me sentí en ese momento. Ha sido un año de una intensidad extrema para todos, especialmente para nuestro sector por ser un eslabón esencial en el abastecimiento de productos, así que mi nombramiento es anecdótico dentro de esta situación tan complicada.

Quiero destacar el esfuerzo colectivo, el compromiso y la voluntad de servicio de todo el equipo humano de Covirán, socios y proveedores, de los que me siento tremendamente orgulloso. Ha sido un año de humildad y de mucho aprendizaje.

Previsiones 2021. Vamos semana a semana. Hoy en día es muy temerario hacer previsiones a tres meses vista.

¿Cuáles son las líneas de trabajo prioritarias de su mandato?

Las líneas de trabajo prioritarias estaban ya marcadas cuando yo me incorporé y van a seguir estando basadas en la transformación cultural y digital que comenzamos hace dos años, sin perder los valores que nos identifican. Covirán es una empresa moderna que ha iniciado un camino de innovación y de modernización saliendo de esa zona de confort a la que estamos acostumbrados. Queremos ser una cooperativa moderna e internacional, queremos crecer y seguir siendo una alternativa atractiva para los socios independientes. Lo comprobamos el año pasado con la gran cantidad de solicitud de aperturas de tiendas que tuvimos.

Estamos inmersos también en transformar y remodelar los puntos de venta, en proyectos de crecimiento tanto endógeno como exógeno, en otros totalmente transversales y, como ya he comentado, en la revisión constante y total de todos los procesos. En una época tan complicada como la que estamos viviendo, es buen momento para pararse a pensar si lo que hemos hecho en 60 años es lo que hay que seguir haciendo durante otros 60. Lo que funciona se deja y, lo que no, se cambia. Estamos en ese proceso de cambio continuo.

Para nosotros es fundamental la transformación cultural porque lo importante es la transformación de las personas. Estamos en esa etapa en la que todo el que quiera sumar en Covirán es recibido con los brazos abiertos. Somos una gran familia y queremos que todo el mundo nos ayude a sumar.

Queremos construir una empresa más moderna y ágil. Un tipo de empresa como las que están moviendo el mundo a día de hoy. Y con mi experiencia en el mundo IT quiero llevar esa mentalidad a la cooperativa. Tenemos que aprovechar los conocimientos de otros sectores, otros países… Y aprender. Siempre digo al equipo que hay que ser muy humildes, que no hay día que no aprendamos algo de cualquier persona y poder aplicarlo a nuestro trabajo.

En 2019 la cooperativa ya creció un 6,7%. ¿Cómo se ha cerrado el 2020?

Todavía no hemos cerrado balance porque lo presentamos en la Asamblea General de Socios. No obstante, sí podemos adelantar que ha sido un año de crecimiento considerable, como todo el sector, al haber podido tener abiertos los establecimientos todos los días por ser servicio esencial.

Si miramos sólo los números ha sido un año bueno, pero también ha sido un año de cierres de negocios y grandes pérdidas. También un año de grandes inversiones realizadas en los puntos de venta para asegurar la salud de todos. Insisto ha sido un año muy difícil, sobre todo para aquellos sectores que se han visto tremendamente afectados y dañados. Hay tan-tas casuísticas que, aun con nuestro crecimiento, no podemos estar felices por los estragos de la pandemia. Ojalá hubiese sido como el año anterior…

Quiero hacer una mención especial a toda la cadena de valor del gran consumo de nuestro país, que ha demostrado su fortaleza en esta crisis, muy superior a la de los países de nuestro alrededor. Y tenemos que estar muy orgullosos de pertenecer a esa cadena.

Decisiones covid. Dejamos en pausa algunos proyectos para centrarnos en dar el mejor servicio a nuestros socios y que ellos, a su vez, dieran servicio a los consumidores.

¿Cómo ha afrontado la cooperativa y sus socios el año marcado por el covid? ¿Qué estrategias se tuvieron que cambiar o ajustar para atender la demanda durante este período?

Ya en febrero del año pasado la dirección se anticipó a una previsible crisis en vista de las informaciones que recibíamos desde China e Italia. Trabajamos para tener stock suficiente en nuestras plataformas logísticas. Aunque, la verdad, no esperamos que ocurriera en España. Esa decisión, que a posteriori se ha visto que fue acertada, nos dio margen para que las tiendas estuvieran abastecidas durante más tiempo del normal. A partir de ahí priorizamos los proyectos de transformación en los que estamos inmersos, y que son prioritarios, y dejamos en pausa los que no eran tan relevantes para centrarnos en dar el mejor servicio a nuestros socios y que ellos, a su vez, dieran servicio a los consumidores.

Apostamos por generar confianza hacia nuestros empleados, socios, proveedores y consumidores, y por la salud de nuestros empleados. Tomamos decisiones muy rápidas y en cuestión de una semana tuvimos a toda la plantilla teletrabajando en condiciones óptimas.

Apostamos por la transformación digital, por la comunicación constante para buscar soluciones ante una oferta insuficiente y una demanda desbordada… En resumen, seguimos avanzando en los proyectos que teníamos en marcha, pero con el objetivo de que los lineales estuvieran abastecidos.

¿Cómo ves el momento actual? ¿Qué expectativas tenéis para este año?

2021 sigue siendo un año complicado y no va a mejorar hasta el segundo semestre. El problema de este año es que según vaya remitiendo la crisis sanitaria, se irá acompasando la crisis económica. Es este contexto es muy difícil hacer previsiones, pero es cierto que vivir en un mundo global y carecer de una estrategia común –no solamente en España sino en Europa– no está ayudando a disminuir esta incertidumbre.

Terminaremos el primer semestre de forma similar a los 4 meses que llevamos ya. Queda por ver cómo y cuándo repunta el turismo, pero lo que está claro es que no va a llegar a los niveles de 2019. Así que solo esperemos que ayude un poco en aquellas zonas geográficas que se han visto más afectadas y donde muchos socios nuestros lo están pasando mal. Vamos semana a semana. Hoy en día es muy temerario hacer previsiones a tres meses vista.

¿Cómo van las ventas en estos primeros meses de año?

Los dos primeros meses de 2021 se han comportado de manera desigual. Algo que también intuíamos. Enero siempre es una cuesta complicada, y más después de una Navidad atípica, comenzaban a notarse los efectos de la tercera ola y, además, tuvimos también las dificultades provocadas por el temporal Filomena… Sin embargo, febrero ha experimentado un incremento por encima del 14% respecto a 2020. Las cifras van variando por semanas y por comunidades. No estamos descontentos en estos dos primeros meses en cuanto a las ventas, pero obviamente empezamos a medir ya respecto a 2019 y no respecto a 2020.

LA OPINIÓN DE JOSÉ FRANCISCO MUÑOZ SOBRE…

EL CONSUMIDOR HOY

Es más exigente en la calidad de los productos y en la transparencia de las empresas, y valoran la rapidez e inmediatez. Y la pandemia ha acelerado este cambio.

Asimismo, ya no existe segmentación de consumidores, sino que el consumidor es un segmento en sí mismo. Lo que nos toca discernir a las empresas es qué necesita cada cliente y adaptar nuestro modelo de negocio para satisfacer sus necesidades.

EL MUNDO OFF Y ON

El crecimiento experimentado del e-commerce está condicionando el presente y el futuro del retail y hay que dar respuesta. No obstante, aunque para un offline es menos costoso invertir para ser online que recorrer el camino contrario, la transformación cultural y estructural es más complicada llevarla a cabo en el mundo tradicional que en el sector tecnológico. Nosotros estamos en ese camino

LOS RETOS DEL RETAIL

La fortaleza de la cadena de valor ha sido fundamental y tenemos que seguir reforzándola. A partir de aquí hay otros muchos retos globales para los próximos años como la transformación digital, la sostenibilidad, la innovación, la salud… Sin olvidar, los desafíos propios del sector como la atracción de talento, la redefinición de la red de distribución o la alianza con otras empresas y sectores.

¿ÉPOCA DE CONCENTRACIONES?

En periodos disruptivos las empresas más fuertes suelen basar su crecimiento en fusiones y adquisiciones. Es una respuesta totalmente natural a la incertidumbre y a la globalidad en la que vivimos. En los próximos años veremos operaciones en este sentido y no solamente en nuestro sector.

LOS APRENDIZAJES DE UN AÑO DE PANDEMIA

No podemos subestimar el riesgo de las crisis sanitarias, las crisis medioambientales, las amenazas externas… puesto que estamos en un mundo global. Tenemos que ser muy ágiles porque cualquier acontecimiento que ocurra en cualquier país nos puede afectar de forma brutal en muy poco tiempo, como así lo hemos comprobado. Tenemos que ser resilientes, adaptar la flexibilidad de nuestro modelo de negocio y, sobre todo, ser humildes y tener mucha empatía

Si trabajamos en equipo por el bien común, con transparencia y honestidad, saldremos fortalecidos de cualquier crisis y será lo que nos va a diferenciar del resto.

Todos vemos que se avecina una crisis económica aguda, por lo que la contracción del consumo parece inevitable. ¿Cómo se está preparando la empresa para este escenario?

Desde hace dos años estamos analizando todos los procesos, todos los puntos de venta, todo el negocio y la forma de trabajar con el objetivo de sembrar las bases para celebrar el centenario de la cooperativa y garantizar la sostenibilidad de nuestro negocio y de nuestros socios. Nuestra vista está puesta en el largo plazo, pero sin olvidar estos dos años que entendemos que van a ser muy duros y en los que tenemos que estar al lado del consumidor.

En etapas en las que hay una coyuntura económica poco favorable, como pasó en 2007, siempre hay una pérdida de margen. Ya se habla de una guerra de precios y de una serie de factores que siempre son cíclicos y que posiblemente lo que hagan es dañar a muchas pymes, que son las más vulnerables.

Tenemos que ser sostenibles y prudentes y en una época como la que se avecina, en las que hay mucha gente ya está perdiendo el trabajo, hay que tener mucha templanza. Nosotros en Covirán tenemos que intentar ser más eficientes internamente y reducir costes de donde se pueda para poder ofrecer un mejor servicio y una mayor rentabilidad a nuestros socios, pero que esto repercuta también en la sociedad. Obtener beneficios en detrimento de otros actores de la cadena no sería ni justo ni honesto.

En Covirán lo tenemos muy claro. Estamos trabajando codo con codo con todos nuestros proveedores y socios. Nuestra aspiración es que todos crezcamos. Este año va a ser duro y, quizá, el que viene también, pero tenemos que salir de la crisis juntos. No podemos salir reforzados a costa de otros. Nuestra cooperativa está formada por 2.500 pymes. Sabemos lo que es el tejido empresarial español: muchas empresas trabajando para y por desarrollar la economía local. Para nosotros es muy importante que el consumidor entienda que cuando compra en Covirán está ayudando a muchas pymes que tienen que sobrevivir estos dos años, porque ellas tienen un papel clave en nuestro futuro.

Momentos de crisis. Obtener beneficios en detrimento de otros actores de la cadena no sería ni justo ni honesto.

Las ventas online de gran consumo se han disparado, alcanzando una cuota del 2,6%. ¿Cómo estáis avanzando en el canal online?

Creamos el canal online hace dos años. Es un servicio muy novedoso que es un e-commerce de e-commerce. Es decir, es una tienda online integrada por 2.500 tiendas online; un e-commerce por cada tienda. Las tiendas Covirán tienen un surtido estándar que nosotros les facilitamos, pero también surtido local. Los socios tienen libertad y versatilidad a la hora de comprar. Y esta casuística hace casi imposible hacer un único canal online, por lo que hemos dado la opción de que cada uno de nuestros socios disponga de su propio modelo de negocio dentro de una plataforma común.

¿Y qué ha ocurrido durante esta etapa de la pandemia? Mientras otros players han potenciado el canal online para ganar clientes, a nosotros nos ha ocurrido lo contrario: entraba mucha gente a nuestras tiendas y han priorizado en lo que nos diferencia que es la cercanía y la proximidad. No obstante, es un proyecto prioritario a partir de ahora y creemos que cada vez más socios van a ir adoptándolo en los próximos años.

Covirán refuerza su apuesta como motor de impulso de la economía local. Las últimas 6 aperturas se han realizado en localidades relativamente pequeñas del entorno rural… ¿Qué papel juega la cooperativa en la dinamización de lo que se conoce ‘la España vaciada’?

Tenemos un compromiso adquirido con la sociedad. Nosotros estamos luchando para que la España rural no desaparezca. Si en un pueblo desaparece la farmacia, la caja de ahorros y la tienda de alimentación, ese pueblo tiene poca vida. Creemos que hay que dar servicio a los pueblos para que sus entornos se dinamicen, que sean lugares atractivos para vivir, que sean zonas que aumenten la calidad de vida de las personas porque, al final, todo repercute en la calidad de vida del país. Nosotros vamos a seguir apostando por dar servicio a aquellas poblaciones más pequeñas para que sus habitantes no se vean obligados a trasladarse para comprar los productos más esenciales.

Covirán ha ayudado a vertebrar los territorios menos poblados, siendo la única opción de compra en 324 pequeños municipios.

 

COV_022-web

  • “En las crisis, como pasó en 2007, siempre hay una pérdida de margen. Ya hay una guerra de precios. Son factores que siempre son cíclicos y que posiblemente lo que van a hacer es dañar a muchas pymes, que son las más vulnerables”.
  • “Nuestro sector es afortunado simplemente por poder seguir trabajando. Si algo nos ha enseñado esta pandemia es que cuando nos ayudamos unos a otros todos salimos más fortalecidos, como sociedad y como compañías. Las personas estamos de paso, lo importante es el colectivo”.

En Portugal contáis con casi 300 tiendas. ¿Qué proyectos tienen en el país vecino?

Portugal es un proyecto consolidado, con crecimientos sostenido y sostenible. Este año celebramos allí nuestro décimo aniversario. Estamos presentes en los 18 distritos de todo el territorio nacional y las dos regiones autónomas, está aportando el 10% de la masa social de la cooperativa y el 10% de nuestro volumen de negocio, ocupando un lugar relevante en el sector de distribución luso.

Los socios de Portugal son distintos: son más modernos porque son negocios relativamente nuevos, con tiendas que se adaptan a las particularidades locales. Por ejemplo, allí casi todas las tiendas tienen cafetería.

El impacto de la pandemia en el negocio ha sido similar, aunque con mayores crecimientos. Allí, al ser más pequeños, los crecimientos relativos han sido mayores. Es un mercado muy exigente y muy competitivo del que hemos aprendido mucho. Y el objetivo es seguir creciendo.

¿Planes de expansión a la vista?

Muchos. Estamos sentando las bases para que nuestro crecimiento sea sostenible. No queremos crecer por crecer; queremos hacerlo con orden. Por nuestro carácter cooperativo vamos distribuyendo los beneficios entre nuestros socios. Nuestros costes de oportunidad son complicados, y tenemos que ir afinando muy bien las decisiones.

Pero sí que vamos a crecer en Portugal y en España. Antes de la pandemia tuvimos ofertas para crecer en Centroamérica, Lationoamérica, África y Europa, pero obviamente lo dejamos en pausa, aunque esas propuestas siguen estando ahí. Tenemos que ir viendo de qué manera abordamos cada uno de estos proyectos por sí mismo. Hay que ser muy cautelosos. El proyecto portugués nos ha enseñado mucho y queremos ir en esa línea. Es cierto que si no hubiera estado la pandemia por delante ya habríamos iniciado algún que otro proyecto. Ahora hay que esperar un poco para ver cómo se vislumbra el futuro sanitario y económico.

 
Ana-Martínez

ANA MARTÍNEZ MONEO
C84
amartinez@aecoc.es

SECTORES Y ÁREAS

C84
C84 Área
Gran Consumo
Gran Consumo Sector