Charo Toribio, C84
FEBRERO 2021

El packaging acelera en su sostenibilidad para adap-tarse al nuevo contexto legislativo y a las preferen-cias del consumidor. Crecen las alternativas a los envases de un solo uso, los materiales reciclados, renovables y la aplicación de tecnologías como la in-teligencia artificial para mejorar la eficiencia y la tra-zabilidad. Con la ayuda de expertos del sector y aportando ejemplos nacionales e internacionales, mostramos los desafíos y avances que se están dan-do en un packaging cada vez más circular.

Dos factores aceleran la circularidad del packaging: los nuevo hábitos de consumo y la nueva legislación.

1617895782530

PRINCIPALES IMPACTOS DEL NUEVO CONTEXTO LEGISLATIVO

  • Ámbito europeo
    Directiva Europa de Plásticos de un Solo Uso (SUP) que, entre otrasmedidas, prohíbe la comercialización de productos de plástico de usar y tirar como vasos, cubiertos, pajitas o recipientes de alimentos. Entra en vigor el próximo 3 de julio de este año en la Unión Europea.
  • Ámbito nacional
    Anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados. Entre otrasnormativas, transpone la Directiva Europea de Plásticos de un Solo Usoy aplica un impuesto especial (0,45€/kg de plástico) sobre todos los en-vases de plástico no reutilizables, con las siguientes exenciones: los envases fabricados con plástico reciclado (se podrán deducir los kg de plástico recilado); envases fabricados en España para su exportación directa a otro país; envases en contacto con medicamentos. Este Anteproyecto continúa en fase de elaboración. Se espera que se aplique en los próximos meses.

El envase es, más que nunca, el“embajador” de la sostenibilidad de las marcas. A través de su material, su reciclabilidad o capacidad de reutilización, comunica la parte más tangible del compromiso medioam-biental de las compañías. Nada nuevo. Hace años que las empresas avanzan para ofrecer envases y em-balajes más sostenibles. Lo nuevo es que están cambiando dos factores. El primero es el auge del consumo de productos envasados tanto en retail, como en e-commerce y horeca, por los cambios de hábitos a raíz de la pandemia.

Y el segundo factor es el legislativo, con la entrada en vigor de nuevas normativas en julio que, entre otras medidas, imponen restricciones e im-puestos a los plásticos de un solo uso y a los envases de plástico no reutilizables. El nuevo contexto intensifica el foco sobre la sostenibilidad de los envases en gran consumo. Nos cen-tramos en cuatro aspectos clave de la evolución sostenible de los envases: el uso de plástico reciclado, la evolu-ción de las alternativas de materiales renovables, la reutilización en retail y horeca y la aplicación de inteligencia artificial a envases y embalajes

Lanjarón-100-rPET_pack-6x50cl-web
  • Lanjarón ofrecerá todas sus botellas con 100% plástico reciclado este año. Gliss (Henkel) ha lanzado una nueva gama de cuidado capilar con botellas que llegan incluso al 97% de contenido reciclado.

Plástico reciclado, retos y oportunidades

Reducir, reciclar y reutilizar han sido las 3 R de manual para potenciar la sostenibilidad de los envases. La primera R, la de reducir, hace décadas que se aplica: “optimizar la cantidad de material del envase para obtener la máxima funcionalidad ya está en el ADN del gran consumo”, afirma Montse Castillo, CEO de RepaQ, Di-rectora Académica de Packaging de IQS Executive – URL y miembro delGrupo Asesor Científico-Académico de AECOCsobre envases. La experta recuerda que el punto de inflexión para acelerar en reciclar y reutilizar envases llegó en 2015, con la entrada en vigor de la nueva Estrategia Europea de Economía Circular para los Plásticos. “Si tenemos en cuenta que en la UE el 60% del plástico se utiliza para fabricar envases, vemos el alto impacto de esta directiva en el packaging”, asegura Castillo.

A partir de entonces se ha intensificado el foco en las otras dos R, reciclar y reutilizar. De hecho, según datos de Ecoembes, aunque 6 de cada 10 medidas de ecodiseño aplicadas a los envases en España van encaminadas a reducir o eliminar plásticos y otros materiales, 1 de cada 4 de estas medidas ya se diri-gen a diseñar envases con material reciclado y más fácilmente reciclables.

Y el foco en el packaging reciclado o reutilizable se intensifica este año porque a partir de julio entrará en vigor la Directiva Europea de Plásticos de un Solo Uso, que se centra en la eliminación de los plásticos de un solo uso empleados en artículos como pajitas, platos o cubiertos, por ejemplo. Por otro lado, en el ámbito nacional, el Anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, que todavía está en proceso de elaboración pero que también entrará en vigor en los próximos meses, aplicará un impuesto de 0,45 euros por kilo a los envases de plástico no reutilizables. Hay que resaltar que quedan exentos de dicho impuesto los kilos de plástico reciclado que se incorporen a estos envases. Sin embargo, según el informe sobre plásti-co reciclado realizado por CIDEC(Centro de Innovación y Desarrollo para la Economía Circular), “el actual mercado español de r-Pet alimentario no se encuentra preparado para el incremento de la demanda de plástico reciclado”. El informe refleja que, solo para cumplir con los objetivos europeos de alcanzar el 25% de plástico reciclado en las botellas en 2025, se necesitarán unas 54 kt anuales de r-PET, cuando la capacidad instalada para la producción de r-PET de uso alimentario en 2019 no superaba las 35 kt. Por este motivo, el informe, en el que han participado entidades como AFI, Aimplas, Ainia o el CSIC, apunta a la necesidad de impulsar un mercado secundario competitivo de r-PET en España.

A pesar de estas limitaciones, el porcentaje de plástico reciclado ha seguido subiendo sobre todo en cate-gorías como aguas y bebidas embotelladas o en higiene y cosmética, donde varias grandes marcas ofrecen envases fabricados al 100% con plástico reciclado. Pero no en todas las categorías este porcentaje puede subir a la misma velocidad. Según explica Montse Castillo, incorporar plástico reciclado a los envases alimentarios es un desafío en términos de seguridad alimentaria, ya que hay que garantizar que el proceso de reciclado y limpieza permita que entren en contacto directo con los alimentos. En este sentido, Castillo afirma que “la industria lo está haciendo bien y no se la juega en seguridad alimentaria. Por eso cuesta más cambiar de materiales vírgenes a reciclados en determinadas categorías”.

Para garantizar la seguridad alimentaria, Carlos Enguix, responsa-ble del Departamento de Tecnologías del Envase de AINIA, afirma que “los procesos de súper-limpieza autorizados por EFSA consiguen que el PET posconsumo sea, de nuevo, un material apto para el contacto con alimentos”. Además, subraya que el r-PET es el único material plástico con procesos autorizados de reciclado posconsumo para envasar una amplia variedad de alimentos.

Desafío en r-Pet nacional. Solo para alcanzar el 25% de plástico reciclado en las botellas en 2025, se necesitarán 54 kt anuales. En 2019 la capacidad no superaba 35 kt.

Alternativas vegetales

A las 3R mencionadas, Montse Cas-tillo añade una cuarta, la de repensar, que está vinculada con el auge de nuevos materiales renovables. Vemos cómo crecen envases y embalajes de alternativas vegetales como el papel, el cartón o la madera, a los que se suman más materiales renovables como los que utilizan como materia prima la caña de azúcar, el bambú o incluso residuos vegetales. A la hora de indicar los materiales renovables con más futuro, Montse Castillo apunta que sobre todo crecen las fibras de celulosa, pero que no puede recomendar un material por encima de otro porque cada aplicación requiere unas prestaciones y un material determinado. La Directora Académica de Packaging de IQS Executive – URL afirma que en el auge de estos materiales influye la buena acogida del consumidor por su origen verde y por ser una alternativa al “demonizado” plástico. Por otro lado, Castillo recuerda que, además del elevado coste de algunos de estos materiales, en ciertas categorías alimentarias requieren igualmente laminados plásticos que el consumidor tiene que separar en casa antes de reciclarlos. “El mismo consumidor que demanda soluciones verdes, se tiene que implicar en el reciclaje, y esto no siempre pasa”, añade la CEO de RepaQ.

En este sentido, el etiquetado cumple una función esencial, como comenta Berta Gonzalvo, directora de investigación de Aitiip y también miembro del Grupo Asesor de Expertos en envases de AECOC, que recuerda que “no todos los materiales bio-basados son biodegradables o compostables, por lo que es imprescindible asegurar que los consumidores reciban una información clara y correcta”.

Por otro lado, Gonzalvo afirma que las restricciones y cambios sobre el plástico “ofrecen una oportunidad masiva para la innovación, ya que minoristas y proveedores se desafían a sí mismos para encontrar nuevas formas más sostenibles de empaquetar, proteger y preservar sus productos”. En esta línea, además de las innovaciones de las grandes compañías del sector, encontramos el impulso de start-ups, como la aragonesa Feltwood, que a partir de residuos agrícolas produce materiales industriales biodegradables, reciclables y compostables o VEnviron-tech, start-up catalana que transforma residuos orgánicos en bioplásticos PHA, producidos a partir de bacterias. Desde los centros técnicos se siguen desarrollando nuevos materiales sostenibles. Uno de los más recientes es el proyecto Guacapack, desarrollado por Aimplas e ITC Packaging, que consiste en un envase biodegradable con aditivos antioxidantes procedentes de los residuos del aguacate, que alargan la vida de los alimentos un 15%.

DS-SMITH-web
  • Opciones vegetales. Ultim-8 (de DS Smith, izq. y centro) y Ecogrip (Hinojosa) son algunas de las últimas novedades en cartón ondulado.

Reutilización

Recordemos: el objetivo de la directiva europea es que en 2030 el 100% de los envases sean reciclables, compostables o reutilizables. Analizamos ahora como avanza esta tercera parte del objetivo comenzando por la base: ¿a partir de cuántos usos se considera que un envase es reutilizable? “El debate sobre esta definición está sobre la mesa”, nos responde Montse Castillo. Nos remite a la norma UNE que define que las vajillas alimentarias de plástico se consideran reutilizables cuando pueden utilizarse como mínimo 5veces, pasando después de cada uso por el lavavajillas.

Independientemente del número de usos que ofrezcan, hemos visto cómo los envases reutilizables han cobrado más importancia a raíz de la pandemia. El auge de consumo de envases y embalajes derivados del e-commerce, del delivery en horeca y de los productos envasados en retail, ha evidenciado la oportunidad de avanzar en la reutilización. Si en el número de diciembre de esta revista ya comentamos ejemplos de reutilización desarrollados por fabricantes (C84, nº 232, p.74), en esta ocasión ponemos el foco en cómo retailers y empresas de restauración están ampliando las alternativas reutilizables.

Reutilización. Las vajillas alimentarias de plástico se consideran reutilizables si pueden utilizarse y lavarse como mínimo 5 veces, según las normas UNE.

Retail

Las grandes cadenas de retail ya habían comenzado a ofrecer la opción de que los clientes llevaran sus propios envases reutilizables (tupper) para llevarse productos frescos, comprados en mostrador. Pero ahora surgen nuevas iniciativas en otras categorías y con descuentos a los clientes que retornan los envases.

  • Veritas y Sant Aniol. Uno de los proyectos de reutilización más recientes es el que han puesto en marcha los supermercados ecológicos Veritas y la marca de agua Sant Aniol. En 22 establecimientos de Veritas en Barcelona, Palma y Madrid, los clientes pueden retornar las botellas de cristal vacías de Sant Aniol compradas en el mismo supermercado. Por cada envase devuelto el consumidor recibe un abono de 0,35€. Sant Aniol recogerá los envases para desinfectarlos y darles un nuevo uso.
  • Casa Ametller. Esta cadena catalana especialista en frescos ofrece la opción de que los clientes devuelvan bolsas de rafia que hayan comprado anteriormente en la tienda para que sean reutilizadas por otros clientes. Al retornarlas obtienen la devolución del importe (0,50€).
  • Carrefour, en Francia, y Tesco, en Reino Unido, se sumaron a finales del año pasado a la iniciativa Loop, un sistema de envases reutilizables en el que colaboran más de 300 marcas multinacionales. Carrefour lo ha puesto en marcha ya en dos de sus tiendas, aunque próximamente serán 10, en las que ofrece un rincón exclusivo y puntos de recogida.
  • La cadena alemana de droguerías DM está testando en trestiendas estaciones de rellenado de Nivea, en las que después dela tercera recarga se pide a los consumidores que sustituyan las botellas y a cambio reciben gratuitamente una botella nueva y una recarga. Además, tanto DM como las droguerías Rossman están probando estaciones de recarga de Love Nature, de Henkel, para detergentes de ropa y lavavajillas en botellas que, además, están hechas de plástico reciclado.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN TODA LA CADENA

  • Producción. La sensorización de los envases y la interpretación de esta minería de datos a través de inteligencia artificial permitirá ser más eficaces, identificar mermas o problemas aplicando inspecciones de calidad automáticas y cada vez más apuradas.
  • Logística. Aplicando etiquetas inteligentes (tags) se potencia la trazabilidad, monitorizando los envíos y los posibles problemas durante el proceso.
  • Consumo. En el futuro la IA en el envase podría recoger, analizar e interpretar datos de usabilidad del consumidor. En el lineal también podría recoger las reacciones de los usuarios, aprender de ellas y recomendar mejoras en el diseño del packaging.
  • Reciclaje. En China, Alibabá y Unilever han desarrollado un sistema de reciclaje que gracias a la inteligencia artificial aplicada es capaz de identificar y separar los diferentes grados de plástico.

Jesús Pérez, Matchingpack, Clúster de Innovación en Envase y Embalaje

Horeca

El El delivery y el take away –junto al teletrabajo– son los cambios con más impacto en horeca que han llegado para quedarse. Así lo manifestaron los 60 directivos de restauración que participaron en la última encuesta realizada por el Área de Horeca de AECOC. Lo vemos también en los datos de Kantar, que apuntan que el delivery se ha multiplicado por dos en la pandemia. Obviamente, estos crecimientos también se han trasladado al consumo de envases.

Patricia Fernández, responsable del canal Horeca de AECOC, afirma que “los restaurantes han potenciado los envases más sostenibles e incluso se han agotado estas referencias en períodos punta. Por eso, han aumentado también las opciones reutilizables”. Vemos algunos de estos ejemplos a escala internacional y nacional.

  • Bümerang es una start-up catalana que ofrece un sistema de envases reutilizables para delivery y take away. Basta con que el usuario se descargue la app, busque los restaurantes asociados a Bümerang y solicite su comida. Recibirá su pedido en envases reutilizables que podrá devolver en los puntos habilitados en un plazo de 15 días.
  • Vapiano, entre otras cadenas de restaurantes, ofrecen sus platos en envases reutilizables. En este caso, la pasta se sirve en envases resistentes que el consumidor puede devolver en su próxima compra y obtener un descuento.
  • Starbucks, Costa Coffe, Paul o Pret a Manger son algunas de las cafeterías, panaderías y cadenas de comida rápida que ya están aplicando descuentos a los clientes que acuden con sus propios termos o tazas reutilizables.

El delivery en horeca se ha multiplicado por 2 durante la pandemia. Las empresas han priorizado envases sostenibles y reutilizables.

Inteligencia artificial

El auge del e-commerce ha añadido nuevas exigencias al envase y sobre todo al embalaje. Ahora que, a través de la compra online, “se pierde la función comercial del envase en el lineal”, explica Montse Castillo, “las marcas añaden funciones adicionales al packaging para diferenciarse”. Ganan peso los envases que ofrecen más información, como recetas de cocina a través de códigos QR, por ejemplo. Pero el aspecto que más ha avanzado, según la Directora Académica de Packaging de IQS Executive – URL, es la mejora de la trazabilidad en el embalaje, aplicando elementos de la industria 4.0 para monitorizar la cadena logística.

La inteligencia artificial es esencial en este sentido. Jesús Pérez, director del Clúster de Innovación en En-vase y Embalaje, es rotundo: “La llegada de la IA al sector del envase y embalaje es imparable. Estamos asistiendo a un proceso de ‘smartización’ del packaging, que le convierte en el verdadero aliado para optimizar y monitorizar el comportamiento de los productos a lo largo de todo el proceso: fabricación, logística, venta y fin de vida”. Pérez afirma que ya desde la producción, sensorizar los envases e interpretar esta “minería de datos a través de la inteligencia artificial permite ser más eficaces, identificar mermas, minimizar errores o evitar contaminaciones del producto”, entre otros aspectos.

Además, el director del Clúster de Innovación en Envase y Embalaje explica que a través de elementos de ‘smartización’ del packaging, como tags o etiquetas inteligentes se pueden monitorizar los envíos, permitir al cliente final conocer el historial del envío, y a las empresas les permiten detectar partidas defectuosas y mejorar procesos logísticos.

Entre las experiencias de inteligen-cia artificial aplicada al embalaje, Pérez destaca el caso de Amazon, que ha creado un sistema de aprendizaje automático para definir sus requisitos de packaging. Además, aplicando algoritmos sugiere artículos dentro de cada compra que se puedan empaquetar juntos e identifica quejas de sus clientes a escala mundial acerca de posibles sobreembalaje o infraembalaje

Otro caso reciente es el del proyecto que han puesto en marcha en China Unilever y Alibaba. Aplicando inteligencia artificial tanto a los envases como a las máquinas de reciclaje instaladas, se puede identificar y separar cada tipo de envase depositado. “El sistema separa varios grados de plástico, por lo que podemos decir que la inteligencia artificial va a contribuir también a alcanzar una circularidad total de los materiales de envase”, afirma Jesús Pérez.

La suma de todas las innovaciones y alternativas contribuirá sin duda a avanzar hacia los desafiantes objetivos europeos a los que se enfrenta el packaging, ese ‘vendedor silencioso’ que cada vez se siente más integrado en la nueva economía circular.

 

 

Charo-Toribio-1

CHARO TORIBIO
C84
ctoribio@aecoc.es

SECTORES Y ÁREAS

C84
C84 Área
Sostenibilidad/Medio ambiente
Sostenibilidad/Medio ambiente Área
Gran Consumo
Gran Consumo Sector