Àngels Segura, Responsable del Área de Productos del Mar de AECOC
30/03/2020

El sector de productos del mar y la acuicultura es probablemente uno de los sectores de la alimentación en el que gestionar la actual crisis se está haciendo más complejo. Así, entre las principales preocupaciones del sector, es necesario tener en cuenta cuatro aspectos esenciales: asegurar la cadena de suministro, garantizar las condiciones de seguridad de los trabajadores, responder a los cambios en el comportamiento del consumidor final y tener presente la total variabilidad de la oferta y la demanda. Veamos cada uno de ellos con más detalle.

  • Asegurar la cadena de suministro. La situación de paro de algunas flotas pesqueras y el freno en las importaciones hace que el suministro no esté completamente garantizado en algunas especies y productos.
  • Garantizar las condiciones de seguridad de los trabajadores. En algunos casos, se hace muy complejo garantizar unas condiciones laborales que cumplan con los requisitos mínimos necesarios para evitar en riesgos de contagio. Las empresas toman medidas para que ello sea posible.
  • Cambios en el comportamiento del consumidor final. El cambio de comportamiento en la compra y consumo de productos del mar que está mostrando el consumidor final no solo tiene que ver con el día de compra –ahora hacer la compra en sábado ya no es relevante– sino también con el producto que se compra, la cantidad de producto comprada y los formatos más adquiridos. Así, se han incrementado las compras de aquellos productos que son más fáciles de comprar y almacenar (conservas, productos refrigerados, etc.). Al mismo tiempo, los canales de compra también se ven afectados. Veremos próximamente si el auge de la compra online que se ha manifestado en gran consumo se ve reflejada en esta categoría de productos.

    Todo ello, requiere de una necesidad de reacción y total adaptabilidad por parte de todos los agentes de la cadena, además de un buen cálculo de los aprovisionamientos para no incurrir en mermas y desperdicio alimentario en un producto tan perecedero.
  • Variabilidad total de la oferta y la demanda a lo largo de la cadena de suministros. La alta variabilidad e incertidumbre en la oferta y la demanda hace que la oscilación de precios pueda ser importante. Adicionalmente, la situación en otros países en relación con el Covid-19 puede afectar a esta variabilidad de oferta y demanda.

Ante esta situación, las empresas tienen que activar todo su ingenio para prever cómo actuar en una situación sin precedentes, que nos invita a innovar y a probar cosas que antes nunca se han hecho.

Es necesario monitorizar qué es lo que está pasando y tener la información más actualizada posible para poder ser ágiles. También es fundamental la cooperación y generosidad entre todos los agentes de la cadena de suministros.

Y, por último, ante una demanda tan cambiante, es importantísimo comunicar al consumidor la necesidad de consumir pescado para mantener una dieta equilibrada y nutritiva siempre, y especialmente en estos tiempos, por lo que, en la medida de lo posible es necesario transmitir este mensaje.

Está por ver cómo estas circunstancias se plasmarán en datos durante y después de la crisis. Pocos sectores tienen tanta capacidad de recuperación como el de productos del mar. De lo que no tenemos ninguna duda es de que esta crisis nos ayudará a actuar mejor, a colaborar y a salir reforzados.

Como responsable de Productos del Mar en Aecoc, estoy a disposición de todas nuestras empresas asociadas para comentar cualquier cuestión que consideréis necesaria y poder remar juntos hacia mejores escenarios. Me podéis encontrar en mi teléfono, 659 92 36 13, y en mi email: asegura@aecoc.es.

angels-segura-

ÀNGELS SEGURA
Responsable del Área de Productos del Mar de AECOC

SECTORES Y ÁREAS

COVID-19
COVID-19 Área
Productos del Mar
Productos del Mar Sector