Rosa Galende, TDN
Nº 35 – DICIEMBRE 2020

Los algoritmos cada vez tienen una mayor influencia y control de nuestras vidas. Nos dicen el tiempo que va a hacer, cuánto vamos a tardar en llegar al trabajo, qué comprar, a quién vamos a votar e incluso a quién amar. ¿Quiere esto decir que se puede predecir el futuro? Dice Marta García Aller que 2020 es probablemente el año menos oportuno para fingir que se puede adivinar el futuro. No se puede. Dice que aunque la inteligencia artificial y los robots cada vez van a estar más presentes en nuestras vidas, para imaginar escenarios de futuro necesitamos, además de tecnología, mucha imaginación. Afirma que durante la pandemia “el buen management ha demostrado que ninguna máquina puede sustituir a los humanos cuando se trata de gestionar los imprevistos”. Por eso los protagonistas del s. XXI no van a ser los robots. Vamos a seguir siendo los humanos. Y nos reta con una pregunta: “Si el mejor algoritmo del mundo nos hubiera dicho que a principios de marzo 300 millones de personas en Europa nos tendríamos que confinar en nuestras casas, ¿le habríamos hecho caso?”.

JLR_8540

Marta García Aller, escritora y periodista experta en tecnología

Marta García Aller es una escritora y periodista de reconocido prestigio. Sus análisis sobre los cambios tecnológicos que están transformando nuestra sociedad la han convertido en una cronista de referencia a la hora de tratar de ver lo que va a venir. En la actualidad podemos leer sus artículos en El Confidencial, escucharla en el programa Más de uno de Onda Cero con Carlos Alsina, hablando de “el mundo del mañana” y seguir sus colaboraciones en televisión, en Al Rojo Vivo – La Sexta-..

Premio de periodismo de AECOC a la competitividad empresarial, en 2008 anticipaba el fenómeno de los mileuristas con su libro “La generación precaria”. En 2017 nos hablaba de “El fin del mundo tal como lo conocemos”, en el que analizaba las cosas que están desapareciendo y presentaba las que están llegando a nuestras vidas. En su último libro, “Lo imprevisible”, conecta de nuevo la realidad actual y nos habla de aquellos aspectos de nuestra vida que invadirá la inteligencia artificial y aquellos otros que seguirán siendo imprevisibles.

Rosa Galende: Marta, a ti te gusta analizar el presente para tratar de anticipar algo de lo que va a venir. ¿Realmente podemos prever el futuro?

Marta García Aller: 2020 seguramente es el año menos favorable para fingir que se puede adivinar el futuro. No se puede. Pero desde que hemos entrado en la era de los algoritmos podemos desafiar mucho la capacidad de anticipar lo que viene después. Gracias al big data y el machine learning, estamos siendo capaces de anticipar muchas cosas, desde el pronóstico del tiempo a los minutos que vamos a tardar en llegar al trabajo. Por no hablar del enorme trabajo que hay detrás de que podamos pedir algo por internet y nos llegue a las 24 horas. Para esto se necesitan muchos robots, robots invisibles, y mucho big data capaces de anticipar cuáles van a ser los gustos de los clientes. Y todo esto tiene mucho que ver con la capacidad de predecir el futuro. En realidad, en el mundo del retail se realizan predicciones de stocks a diario. ¿Se puede predecir el futuro? Yo diría que se pueden hacer enormes estimaciones.

¿Qué pasa con esas estimaciones cuando surge algo tan imprevisible como una pandemia mundial?

Que todos nuestros planes y previsiones, ya sean de negocio o de vacaciones, saltan por los aires. ¿Quiere decir que la pandemia era imprevisible? Depende de cómo lo miremos, porque en realidad los epidemiólogos y los expertos en los coronavirus llevaban tiempo diciendo que algo como lo que está pasando podía suceder. Pero no basta con que nos avisen de que algo puede pasar para que nos lo creamos. Si el mejor algoritmo del mundo nos hubiera dicho que a finales de febrero, principios de marzo, 300 millones de personas en Europa nos tendríamos que confinar en nuestras casas, ¿le habríamos hecho caso? Yo creo que no hubiéramos obedecido a una máquina porque eso era algo absolutamente inimaginable. Por eso reivindico que, además de tecnología, los negocios necesitan muchísima imaginación, para proyectar los escenarios de futuro.

“Además de tecnología, los negocios necesitan muchísima imaginación para proyectar los escenarios del futuro”.

Ayúdanos a imaginar esos escenarios de futuro. ¿Cómo está cambiando nuestra sociedad y cuáles de esos cambios se van a mantener en el tiempo?

Es evidente que la digitalización se ha acelerado, pero a mí me gusta que veamos la situación actual -con la emergencia sanitaria y la crisis económica que estamos viviendo- no solo como un acelerador de tendencias sino también como una luz que enfoca todas las carencias que no sabíamos que teníamos. Cuando era pequeña 2020 era para mí el año del futuro, quizás porque tenía un libro con esa fecha y lleno de robots. Y, efectivamente, 2020 está lleno de robots, big data, inteligencia artificial, machine learning, deep learning… ¿Cómo nos íbamos a imaginar que en pleno 2020 nos enfrentaríamos a una pandemia con herramientas casi medievales, teniéndonos que confinar todos en casa y teniendo a los médicos del sistema sanitario más avanzado del mundo -tanto en Europa como en Estados Unidos- construyéndose batas con bolsas de basura?

No pensábamos que esto fuera posible; creíamos que alguien se habría ocupado de ello. Esta pandemia puede servir para darnos cuenta de que hay muchas cosas que estamos dando por hechas, que pensamos que alguien se habrá ocupado de ellas, y no es así.

Esta pandemia también nos enfoca las carencias en digitalización, por ejemplo. ¿Cuántos años llevamos viendo en los power point de las empresas la idea del teletrabajo, la eterna promesa que nunca se materializaba? Teóricamente era posible, pero nunca se había hecho un ensayo general. Y todas esas carencias las estamos descubriendo con este foco tan perverso y tan inesperado como es el Covid-19.

banner-TDN-Dic-2

SECTORES Y ÁREAS

Innovación
Innovación Área
TDN
TDN Área
Transformación Digital
Transformación Digital Área