FUENTE:
EMPRESA Y PERSONAJE |

Lluís Goñalons

Zalando es el mayor vendedor online de ropa y calzado en Europa. Es una empresa de moda, pero también de tecnología. Se fundó el 2008 en Berlín, después de darse cuenta de que el mercado europeo de zapatos y ropa estaba fragmentado, era ineficaz y apenas estaba digitalizado. Desde sus inicios ha tenido un rápido crecimiento gracias al apoyo de Rocket Internet. En 2014, la empresa alemana empezó a cotizar en la bolsa de Frankfurt. Hoy, factura 3.600 millones de euros, emplea a más de 13.000 personas con una media de 31 años, opera en 15 mercados –desde el 2012 en España– y tiene más de 21 millones de clientes.

NICOLAS BORG, VICEPRESIDENTE DE DISTRIBUTED COMMERCE & STRATEGY DE ZALANDO Proyecta y dirige soluciones estratégicas para la compañía de moda. Antes trabajó en eBay. Ahora a bordo de Zalando, Borg explora caminos que vayan más allá de la omnicanalidad. Quiere desembarcar en plataformas nuevas donde se mueva el consumidor. Y además, hacerlo con la máxima efectividad.

Son las 14:50h en Berlín. Y empieza a llover otra vez. Acabo de llegar, aunque me esperan a las 15:00h. “¡Tschüss!”. Al abandonar el taxi hago un repaso panorámico de la calle. En la manzana reinan los edificios altos y grises. ¿Dónde está Zalando? No hay ningún número a la vista ni ningún cartel de neón que lo anuncie. Así que me acerco hacia unos jóvenes con camiseta que se asoman a la calle para fumar. “¿Zalando?”. “Ja”. “¡Eureka!”. Al cruzar la puerta todo cambia. Un joven en la recepción me pide que me dirija hacia una especie de sala de espera, que responde mejor a la definición de cocina-comedor, donde sirven café, refrescos y agua –con gas, claro–. 

A las 15:01h viene a mi rescate Matteo B., es el responsable de comunicación. Tras un mes y varios correos electrónicos, por fin nos ponemos cara. Cruzamos manos y me acompaña a la entrevista. Es en la novena planta, así que cogemos el ascensor. A medida que subimos plantas, tengo la sensación de que la gente solo entra. Y no sale. Así que cada vez somos más y más mientras el espacio se reparte equitativamente. Parece que no cabe nadie más. Y entonces paramos a la séptima planta. 

Allí, un hombre echa un vistazo al cubículo y ocupa el pequeño perímetro vacío con la tranquilidad de quien lo ha medido antes. Me suena. Es él. Me mira. “Creo que vamos a la misma planta”. Sonrío. Conocía de la existencia de los elevator pitch. Pero no iba preparado para este. Un par de bromas para romper el silencio y el hielo… Y llegamos. 

Es seguramente la mejor sala del edificio. Unos ventanales nos regalan una vista preciosa. “¿Algo para tomar?”. “Agua, gracias”. Y las burbujas de regalo. Tomo un sorbo, enciendo la grabadora y empezamos.

Lluís Goñalons

Lluis Goñalons

Código 84
lgonalons@aecoc.es

SECTORES Y ÁREAS

TDN
TDN Área