FUENTE:
Lluís Goñalons
04/11/2018

DSC_0935   

Google cumple 20 años. ¿Cómo serán las búsquedas del futuro?

Matt Brittin es presidente de Google en Europa, Oriente Medio y África, donde se ocupa de los negocios y las operaciones de la compañía. Seguramente, Brittin es uno de los principales líderes empresariales del continente europeo. Cuando el buscador de Google cumple 20 años, viajamos hasta el pequeño pueblo de Odense (Dinamarca) para entrevistarle. Allí Brittin disertó para Thinkers 50 en el marco del European Business Forum.

Google es una de las empresas tecnológicas más grandes e influyentes del planeta. Es dueña del navegador y del buscador más usados (Google chrome y Google search). Y es propietaria del sistema operativo móvil más instalado (Android). Google conoce nuestros gustos, intereses y vídeos favoritos que vemos a través de plataformas como YouTube, que también es suya.

Lluís Goñalons. ¡Felicidades! El buscador de Google celebró en septiembre 20 años. ¿Cómo valora este período?

Matt Brittin. Muchas gracias, sin duda estas dos décadas han sido un gran viaje impulsado por la innovación y el desarrollo informático.

LlG. ¿Cómo ha cambiado Google hasta hoy?

MB. A lo largo de estos 20 años, Google ha mantenido su propósito: organizar la información del mundo, además de hacerla útil y accesible para todos. Empezamos indexando las páginas web, algo que parecía imposible. Hoy entendemos mejor la información y hacemos las cosas de forma mucho más inteligente: resolvemos las dudas que los usuarios introducen en la cajita blanca del buscador con contenido y contexto de valor. Y además tratamos de ser útiles proponiendo soluciones proactivamente y con su permiso. Por ejemplo, sugiriendo rutas alternativas y sin atascos a través de Google Maps.

LlG. ¿Cuál es el siguiente gran salto después del buscador?

MB. Queremos ser todavía más útiles para los usuarios y ofrecerles servicios más humanos y accesibles. Por eso apostamos por la asistencia con voz y la tecnología de reconocimiento visual. Son nuevas maneras de utilizar los sensores para hacer que las tecnologías funcionen mejor para las personas sin necesidad de consultar instrucciones especiales.

LlG. ¿Qué impacto tiene la asistencia con voz en su negocio?

MB. Las búsquedas con voz se han intensificado en los últimos años; una de cada cuatro búsquedas ya se hace así. Es genial, ya no se necesita saber escribir, deletrear o leer para poder hacer una búsqueda. Ahora el usuario puede hablar directamente con nosotros. Aparte, también hemos lanzado dispositivos físicos como el altavoz inteligente Google Home, que entre otras cosas permite controlar con la voz las reproducciones de vídeo y audio y calibrar otros dispositivos como las luces inteligentes del hogar, etc.

LlG. ¿Qué potencial tiene la tecnología de reconocimiento visual?

MB. Estamos incorporando Google Lens en la tecnología que hay detrás de las cámaras. Queremos ayudar al usuario a que encuentre ropa, muebles, decoración, animales o plantas sin tener que describir lo que está buscando en un cuadro de búsqueda. Simplemente, lo hará activando la cámara.

LlG. ¿Cuáles son los principales retos para Google?

MB. Nos enfrentamos a dos grandes desafíos:

  • 1) Innovar constantemente. Nos planteamos continuamente: ¿cómo podemos ayudar a mejorar la vida de las personas utilizando tecnología a gran escala? Cada vez es más difícil, entre otros motivos porque hay mucha competencia.
  • 2) Mejorar el marco regulatorio. Las tecnologías se han convertido en una corriente dominante, pero aún no se han definido todas las reglas sobre cómo deberían funcionar. Parte de mi trabajo consiste en tratar de tener un diálogo con los responsables de formular las políticas públicas acerca de cómo la tecnología debería funcionar mejor para todos. En Google nos enfrentamos al escrutinio constante, con razón, porque somos influyentes.

LlG. Recientemente se ha implementado el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) en Europa, un conjunto de normas que quiere que los usuarios tengan el control de sus datos. ¿Qué ha supuesto para Google?

MB. Siempre hemos intentado construir nuestras herramientas y tecnologías sobre este conjunto ordenado de reglas, disposiciones y preceptos bien intencionados. El principal reto que detectamos es su aplicación. Cada gobierno y autoridad nacional lo implantará de forma distinta. Y esto supone una gran carga para las empresas.

“Cada gobierno europeo implantará la ley de GDPR de forma distinta. Ese es un gran reto y una carga para las empresas”.

LlG. Las nuevas tecnologías permiten un mayor acceso al mundo digital, pero traen consigo nuevos retos. ¿Puede contarnos alguno al que haya tenido que hacer frente?

MB. Vivimos en un mundo donde los extremistas radicales y los terroristas están usando la tecnología de forma ilegal y dañina para la sociedad. En este sentido, desde Google pensamos: ¿cómo nos aseguramos de que YouTube –propiedad de la compañía– esté libre de ese tipo de contenido? Y nos hemos planteado: ¿dónde trazamos la línea entre la libertad de expresión y la incitación a la violencia? Es un reto desafiante porque los extremistas violentos cumplen un patrón tan frecuente como difícil de acotar: suelen ser hombres que hablan a una cámara sobre política en un idioma extranjero.

LlG. ¿Cómo ha lidiado con este reto?

MB. Primero, contratamos a las personas para implementar políticas y clasificar las cosas, luego utilizamos equipos y capacitamos la tecnología para aplicar las políticas establecidas de manera automatizada. Dicho esto, no creo que Google deba decidir por sí solo, pero creo que nosotros -con nuestra tecnología y expertos- podemos unirnos con los legisladores para tomar mejores decisiones. Algunas políticas son establecidas por ellos y obviamente las cumplimos. Pero además hemos trabajado con expertos de 150 organizaciones para que nos ayuden a definir nuevas políticas. Hemos hecho públicos estos avances y a la vez filtramos las cosas que no deberían permitirse.

LlG. ¿Cómo afronta el presente y los próximos 20 años de Google?

MB. En el escenario actual jugamos nuestro papel a través de múltiples servicios, ya sea a través de nuestro buscador o de nuestro sistema operativo Android, un sistema abierto y gratuito con el que hemos conseguido una mayor gama de dispositivos disponibles y que el coste de los mismos baje. En los próximos años queremos seguir haciendo más accesible la tecnología en todo el mundo.

LlG. Usted también es responsable de lo que Google hace en África. Recientemente, Loon –empresa de Google– anunció su primer acuerdo comercial: asociarse con Telkom Kenia para ofrecer conectividad a regiones remotas de la Kenia rural a través de globos gigantes. ¿Qué suponen proyectos como este para la empresa?

MB. Es revolucionario, sin duda. Nos queda todavía mucho por hacer, pero es innegable que cada vez más gente va a estar conectada. Déjeme subrayar un dato importante: desde este año la mayoría del planeta está conectada a internet. Toda esta gente tiene la oportunidad de acceder a toda la información del mundo a través de un dispositivo conectado y puede educarse a sí misma, lo cual es emocionante.

“Hoy en el mundo de los negocios hay mucha más competencia, más posibilidades de elección, más innovación y más velocidad”.

UNA MIRADA PERSONAL

LlG. ¿Cómo ha cambiado el mundo de los negocios en los últimos años para los directivos?

MB. Hoy hay mucha más competencia, más posibilidades de elección, más innovación y más velocidad. Por un lado es realmente emocionante formar parte de este mundo y por otro considero que se necesitan habilidades diferentes para sobrevivir.

LlG. ¿Qué habilidades necesitarán los altos directivos para enfrentar el futuro de su empresa con éxito?

MB. Acabo de cumplir 50 años -lo cual es otro hito-, y en este tiempo he aprendido que hoy las empresas necesitan sentirse más cómodas con la incertidumbre y aceptar que no pueden hacerlo todo solas. Necesitan más colaboración con los diferentes actores del mercado, incluso a veces con empresas de la competencia. Esta es la nueva forma de hacer negocios. Y, por supuesto, este cambio de paradigma requiere un alto grado de curiosidad, apertura, habilidad para construir relaciones y experimentación. Estas son todas las cosas que creo que son realmente importantes para casi todos los altos directivos.

LlG. ¿Cuál es el mejor consejo que le han dado?

MB. No se trata de ti -It’s not about you-. En muchas situaciones estás interactuando con la gente (negociando, dando una ponencia, etc.) y te preocupas por lo que dices o cómo lo dices. Pero en realidad es la audiencia quien juzga el interés de tus palabras; si son interesantes para ella o si estás conectando con ella de forma significativa. Creo que a menudo ponemos demasiada atención en nosotros mismos. Es por eso que creo que ser curiosos, escuchar y aprender de otras personas que llamen nuestra atención es clave. Es algo que trato de recordarme a mí mismo todo el tiempo.

iStock-470436560

Con 20 años, Matt Brittin fue remerero olímpico en los Juegos Olímpicos de Seúl (1988), donde ganó una medalla de bronce.

LlG. Además de ser directivo de una de las empresas tecnológicas más poderosas del mundo, usted es medallista olímpico (Seúl 1988). ¿Qué lecciones del remo profesional ha aplicado al mundo de los negocios?

MB. Aunque mi carrera deportiva terminó hace mucho tiempo, de vez en cuando todavía salgo a remar. Creo que el deporte en general y el remo en particular me han enseñado lecciones más profundas que las que aprendí en las aulas o en las conferencias:

  • 1) Conocerme mejor. Como atleta aprendí a concretarme, a esforzarme para mejorar y a conocer tanto mis fortalezas como mis debilidades. Además aprendí a ser honesto con ellas, porque el tablero de resultados tarde o temprano lo reflejará.
  • 2) El equipo, clave para ganar velocidad. El remo y la empresa exigen lo mejor de ti, pero sobre todo exigen trabajo en equipo. En el remo no hay nada fuera de tu barco que te pueda hacer ir más rápido. Toda la tripulación se mueve como uno solo, en armonía con el barco y el agua. Así es como me gusta trabajar: como un equipo, sin estrellas, ayudándonos mutuamente a avanzar más rápido de lo que nadie podría haber soñado nunca solo. Creo que es tan fundamental colaborar con las personas de dentro de la empresa como con aquellas ajenas a la organización: clientes, socios y usuarios. Si somos capaces de combinarnos podremos hacer grandes cosas.

SECTORES Y ÁREAS

TDN
TDN Área
Transformación Digital
Transformación Digital Área