FUENTE:
Emilio Cáceres

C84

Óscar Martín ,
Consejero delegado de Ecoembes

Un bot que resuelve todas las dudas sobre el reciclaje. Un plástico 100% biodegradable elaborado a partir de residuos vegetales. Una app que asesora a las empresas en tiempo real sobre cómo mejorar la huella ambiental de sus envases. Estas son sólo algunas de las innovaciones que ha desarrollado Ecoembes, entidad sin ánimo de lucro que gestiona la recuperación y el reciclaje de la mayor parte de los envases que consumimos en el hogar. Óscar Martín, su consejero delegado, nos explica estas iniciativas, los retos que tenemos por delante en materia de reciclaje y el papel fundamental que las empresas que forman parte de Ecoembes juegan para construir un futuro más sostenible desde la colaboración, la educacióny la innovación.

Un gran proyecto de ecología colaborativa. Así define Óscar Martín a Ecoembes, organización en la que envasadores y distribuidores afrontan de manera coordinada y solidaria, a través del punto verde, un reto en común: mejorar el impacto ambiental que tienen los envases desde el inicio –es decir, desde su fase de ecodiseño– hasta el reciclaje. Desde su fundación en 2006, ha conseguido el ahorro de más de 500.000 toneladas de materias primas gracias a medidas que han reducido el peso de los envases y el sobreenvasado. Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes, indica que los envases en España son hoy un 18% más ligeros que hace tan sólo 10 años y que representan el 25% de todo lo que se recicla en nuestro país, a pesar de ser sólo un 8% del total de residuos. Los envases son, por tanto, los que tiran del carro del reciclaje.

Emilio Cáceres: ¿Cómo se han conseguido estos importantes logros en España en materia de reciclaje?

Óscar Martín: Gracias a tres principios fundamentales:

  1. Colaboración público-privada. Tiene que existir un triángulo colaborativo entre empresas, administraciones públicas y ciudadanos, cuyas máximas de trabajo sean la transparencia y la eficiencia.
    Empresas. Más de 12.000 empresas envasadoras están adheridas a Ecoembes, lo que les garantiza que cumplen con la ley asociada y permite su reciclaje.
    Administraciones públicas. Contamos con el apoyo de 8.125 ayuntamientos españoles que, gracias a la financiación de las empresas a través del punto verde, permiten que haya 600.000 contenedores en nuestra vía pública y más de 40.000 puntos de aportación (en eventos, aeropuertos, estaciones de tren…) para que el ciudadano pueda reciclar fuera del hogar. Asimismo, realizamos conjuntamente más de 400 campañas de comunicación al año para sensibilizar al ciudadano.
    Ciudadanos. De los 46 millones de habitantes españoles, actualmente más de 37 millones dicen que reciclan a diario. Hemos conseguido un ‘ejército de recicladores’ que pone en valor la importancia que tienen los pequeños gestos para el cuidado del planeta.
  2. Educación. Tenemos que ser conscientes de la importancia que tienen la biodiversidad, la gestión correcta de los residuos, la calidad del aire y del agua… Desde Ecoembes hemos lanzado Naturaliza, el primer proyecto piloto para que en España exista una competencia en materia ambiental en el currículo escolar.
  3. Innovación. Sin innovación no hay evolución. Ecoembes comenzó su actividad con modelos prácticamente manuales. Hoy la tecnología ha invadido todos nuestros procesos de gestión de residuos. Uno de nuestros proyectos más importantes es TheCircularLab, el primer laboratorio europeo en materia de innovación de economía circular.

Estos tres principios nos han permitido tener un modelo de reciclaje que funciona y que es ejemplar en Europa, y ser cada vez más ambiciosos. Pero tener esa ambición no sería posible sin una visión global, que abarca no sólo hacer envases más sostenibles, sino también reciclables.

Retos. Aspirar a reciclar el 100% de los envases que se pongan en el mercado y encontrar el envase sostenible por excelencia.

¿Cuál es la situación de España en el contexto europeo?

España se ha posicionado ya entre los siete primeros países de Europa en materia de reciclado de envases, con un porcentaje de reciclado del 77,1% en 2017. Además, España es el país más eficiente de Europa en términos de coste por habitante al año para gestionar las cerca de 1.750.000 toneladas de envases que se ponen en el mercado. De esta manera garantizamos a las empresas que estamos optimizando al máximo los pagos del punto verde.
No obstante, todavía hay margen de mejora para llegar a reciclar el 100% de los envases.

¿Qué hace falta entonces para alcanzar el 100% de tasa de reciclado?

  1. Mejoras operativasTenemos que flexibilizar el modelo para conseguir que el reciclaje rodee al ciudadano y no se limite sólo al hogar. La idea es que recicle en la oficina, en el cine, en la parada del autobús, en un concierto…
  2. Apoyo de la regulación. Para conseguir lo anterior, es fundamental que la recogida selectiva sea obligatoria en todo punto de generación de residuos. También hay que disuadir del vertido de residuos y no tendría que permitirse la entrada en vertederos de materiales que son reciclables.
  3. Sensibilización. Hemos puesto en marcha proyectos como Naturaliza o Libera, junto con Seo Birdlife. Libera está centrado en la lucha contra la basuraleza –residuos generados por el ser humano y abandonados en la naturaleza–. Un día al año, promovemos el encuentro ciudadano nacional para limpiar de basura los espacios naturales de nuestro país. Es una jornada en la que invitamos también a las empresas a participar e involucrar a sus empleados.
  4. Probar nuevos modelos. Tenemos que ser valientes e ir hacia nuevos modelos y palancas para que las empresas reciclen más. Y tenemos que trabajar con el regulador para conseguir que la contratación privada y pública verde sea obligatoria. También hay que seguir avanzando en reintroducir en el mercado todo lo que el ciudadano lleva al contenedor y garantizar que esos envases vuelven en forma de nuevos productos.
  5. Innovación. Nuestra aspiración es que esté presente en todo el proceso: desde la producción de forma responsable y la búsqueda de materiales que provengan de fuentes renovables hasta los procesos de gestión de los residuos y de reciclado para garantizar la economía circular.

Colaboración. Las empresas que forman parte de Ecoembes juegan un papel fundamental para construir un futuro más sostenible desde la colaboración, la educación y la innovación.

La innovación es, precisamente, uno de los temas principales que marcará la agenda del primer Congreso AECOC de Desarrollo Sostenible, que se celebrará el 26 de febrero. ¿Cómo valora la celebración de este encuentro?

Es una muestra más de que el sector de gran consumo está realmente comprometido con la sostenibilidad, y es una oportunidad para seguir avanzando juntos de forma coordinada. Es fundamental coordinar a toda la cadena de valor del envase para que las empresas asuman compromisos.

En abril de 2017 Ecoembes inauguró TheCircularLab, un ‘Silicon Valley del reciclaje’. ¿Cómo está incorporando las nuevas tecnologías gracias a este laboratorio de innovación?

TheCircularLab nos ha permitido tener una visión holística de que no solamente tenemos que preocuparnos de reciclar al final del lineal, sino producir de una manera más sostenible. Nuestro laboratorio de innovación se ha puesto dos objetivos principales:

  • La prevención en materia de ecodiseño. Para ello, hemos lanzado varias iniciativas:
    Pack CD. Estamos probando una herramienta que permitirá a las empresas crear envases mucho más sostenibles en el futuro. ¿Cómo funciona? El productor incorpora los elementos que componen su envase a la herramienta y ésta le dice en tiempo real cómo puede mejorar su huella ambiental.
    Además, proporcionará indicadores y, con el tiempo, podrá decirle a las empresas cuáles son sus compromisos de mejora sobre el impacto de sus envases en el entorno. El Pack CD estará disponible a finales de 2019 y será de libre acceso para las 12.000 empresas que conforman la puesta en el mercado de los envases domésticos.
    Envase Bio-Bio. Hemos creado un plástico que es 100% biodegradable en cualquier condición. Este producto ya está preparado para su lanzamiento, pero estamos a la espera de los resultados de las pruebas de certificación pertinentes, que pueden tardar hasta 60 meses.
  • La concienciación para facilitar el reciclaje al ciudadano. Organizamos Circular Talent Labs, talleres formados por equipos multidisciplinares de estudiantes universitarios o de formación profesional que trabajan durante 3-6 meses en un reto relacionado con la economía circular. Hemos creado A.I.R-e, el primer bot del reciclaje, un asistente inteligente ya disponible en todos los dispositivos móviles capaz de decirle al ciudadano dónde reciclar y cómo clasificar sus residuos a partir de un mensaje de voz, de texto o una imagen.

Concienciación. De los 46 millones de habitantes españoles, hoy más de 37 millones reciclan a diario.

¿Qué impacto han tenido estas iniciativas en la captación de talento? ¿Qué sinergias han desarrollado de la mano de startups?

En TheCircularLab estamos incorporando todas estas tecnologías a través de metodologías de innovación abierta y de colaboración. Desde su creación hace tan solo año y medio hemos conseguido tener una red de 200 colaboradores externos y 55 estudiantes que hoy ya son profesionales que trabajan en materia de ecodiseño y de nuevas tecnologías aplicadas a la gestión de los residuos. También han pasado por nuestra incubadora 20 startups de los cinco continentes.

Ecoembes, a través de su laboratorio de innovación TheCircularLab, ha creado un plástico 100% biodegradable a partir de residuos vegetales.

Las comunidades autónomas tienen diferentes puntos de vista respecto al reciclado de los envases. Algunas como Valencia o Baleares han barajado instaurar un Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR), que puede ser complementario al Sistema Integrado de Gestión (SIG) actual. ¿Qué opina al respecto?

El SDDR no puede ser la solución, por varias razones:

  • Sólo afecta a las bebidas, es decir, a un 8% del total de residuos cuyo reciclaje coordina Ecoembes. Por tanto, no puede ser la solución para los residuos abandonados en la naturaleza. En aquellos países donde está instalado el SDDR existen las mismas reclamaciones por parte de las organizaciones ecologistas sobre problemas de basuraleza.
  • No es mejor para los ciudadanos. Significa obligarles a que tengan en su casa otro contenedor más, dedicado al sistema de retorno. Y habrá que explicarles que sólo sirve para recuperar cierto tipo de envases de bebidas, pero no todos, lo que supone un nuevo modelo. También se dice que el sistema paga por reciclar, lo cual es falso. Al comprar un envase, el ciudadano tiene que pagar un importe por el producto y dicho importe sólo se le reintegra si devuelve el envase en perfecto estado. Es decir, encarece la cesta de la compra y, además, no existe garantía real de recuperar el dinero.
  • No es mejor para las empresas. El punto verde que pagan se vería incrementado en ocho veces.
  • No es mejor para el medio ambiente. Su coste ambiental es enorme y suspende en cuatro de las seis categorías en un análisis de ciclo de vida. Duplicar el sistema y los canales de recogida para que todo acabe en el mismo punto –que es el reciclaje y no la reutilización como se ha querido vender– es un error.
  • Es una operación comercial del fabricante de las máquinas. Detrás hay un negocio que sólo en venta de máquinas necesarias para el retorno del envase supera los 500 millones de euros.

España. Está entre los siete primeros países de Europa en materia de reciclaje de envases, con una tasa cercana al 77% en 2017.

¿Cuáles son las líneas de trabajo de Ecoembes de cara al futuro?

  • Mejorar la tasa de reciclaje desde dos perspectivas: en el numerador –aspirar a reciclar el 100% de los envases que se pongan en el mercado– y en el denominador –buscar el envase sostenible por excelencia–.
  • Satisfacer las demandas de los ciudadanos. Tenemos que seguir trabajando en acercar y facilitar el reciclaje al ciudadano en todo punto de generación.
  • Unificar los métodos de cálculo, no solamente de los envases, sino de la totalidad de los residuos. Si queremos establecer políticas ambiciosas como está pidiendo la Unión Europea, tenemos que tener una visión global de todos nuestros residuos. Es urgente poner en marcha una metodolodía que nos diga en qué punto estamos y hacia dónde debemos ir.
  • Seguir trabajando en la educación de los ciudadanos a través de campañas de sensibilización. Y seguiremos proponiendo proyectos que consigan que en nuestro currículo escolar esté la competencia de la educación ambiental.
  • Innovar. TheCircularLab tiene que ser una palanca para alcanzar cuanto antes la economía circular. La eficiencia, los nuevos desarrollos y la innovación abierta deben estar presentes en todos y cada uno de los proyectos.
  • Acercarse todavía más a las 12.000 empresas que conforman Ecoembes. Queremos ser un colaborador que repiensa los modelos de producción desde la sostenibilidad, que va más allá del cumplimiento de las obligaciones legales y que aporta un valor añadido tanto al producto que se pone en el mercado como a la gestión del residuo que se genera después del consumo responsable.

SECTORES Y ÁREAS

C84
C84 Área
Sostenibilidad/Medio ambiente
Sostenibilidad/Medio ambiente Área