La popularidad de los cultivos verticales está en aumento. ¿Puede pasar de ser un nicho a una fuente principal de producción de alimentos? Detallamos sus ventajas e inconvenientes, las distintas formas de aplicarla –hidroponía, aeroponía y acuaponía– y una serie de acuerdos empresariales recientes que podrían hacer del cultivo vertical una tendencia potente.

5 acuerdos que podrían hacer del cultivo vertical una tendencia general

1. Jones Food Company

Esta empresa representa la mayor granja vertical de Europa, situada en un polígono industrial de Scunthorpe, Inglaterra. El supermercado online británico Ocado realizó una inversión de 17 millones de libras en ella en verano de 2019, adquiriendo una participación del 58%. Albergada en un almacén frigorífico en desuso, abarca 5.000 m2. Cada variable se controla al detalle, desde la calidad del aire hasta el espectro de luz con 12 km de LEDs, pasando por los miles de datos que genera.

2. InFarm

Esta empresa alemana consiguió 100 millones de dólares en capital privado. Se especializa en pequeñas unidades modulares que pueden “enchufarse” a infraestructuras existentes como supermercados, restaurantes y bares. Este enfoque permite una integración de los cultivos en los espacios urbanos más reducidos y una reducción del ‘viaje’ de los alimentos.

En 2018 abrió en un supermercado de París una granja de 80 m2 que tiene un rendimiento de unas cuatro toneladas de hierbas frescas al año. Las variables como el calor, la luz y el agua están controladas por InFarm mediante una plataforma centralizada. La empresa trabaja ya con 25 grandes retailers y gestiona 200 granjas en tiendas.

3. Plenty Inc

En 2017, Softbank Vision Fund, el vehículo de inversión tecnológica encabezado por el multimillonario japonés Masayoshi Son, anunció una inversión de 200 millones de dólares en esta start-up de cultivo vertical. Jeff Bezos, de Amazon, también ha invertido en ella. Con estos fondos en el bolsillo, Plenty tiene aspiraciones internacionales. Abrió su primera granja vertical en Oriente Medio en 2018.

Fundada por Matt Barnard, esta start-up de Silicon Valley ya opera una serie de granjas en EE.UU. Se dice que en la sede de San Francisco pueden cultivar 200 plantas por minuto, en una superficie aproximada del tamaño de una cancha de baloncesto.

4. Bowery Farming

Esta empresa estadounidense ya abastece a Whole Foods Market y a restaurantes de la zona de Nueva York con sus productos procedentes de dos granjas interiores. A finales de 2018, la rama de capital riesgo de Google, GV, lideró una ronda de financiación de 90 millones de dólares de serie B para esta empresa, que utilizará el nuevo capital para construir “múltiples granjas” y ampliar su operación en todo el país americano.

Sus productos se centran actualmente en hierbas y ensaladas de alta calidad, como la lechuga butterhead, la col rizada y las mezclas de temporada.

5. Intelligent Growth Solutions

Aunque no a la escala de otras empresas estadounidenses, la compañía agrícola escocesa Intelligent Growth Solutions atrajo 5,4 millones de libras en financiación de serie A a mediados de 2019.

A diferencia de muchos en el sector, la compañía se centra en la venta de tecnología que puede mitigar algunos de los desafíos de otras granjas verticales.

La inversión les ayudará a desarrollar nuevas funciones en el desarrollo de software, ingeniería, robótica y automatización, lo que a su vez permitirá que aumenten el desarrollo de productos y amplíen el alcance y la asistencia al cliente a tres continentes.

6. LettUs Grow

Creada en 2015, LettUs Grow crea sistemas aeropónicos modulares que eliminan por completo la necesidad de un medio de crecimiento y, por lo tanto, hacen que la agricultura en interiores sea más eficiente y rentable, según la compañía. En enero de 2019 recibió una inyección de 1 millón de libras.

En lugar de operar las granjas por sí misma, la compañía vende estos sistemas aeropónicos a terceros, incluida una solución completa para “principiantes”.

En marzo de 2019 salió a la luz que Waitrose estaba en conversaciones con la empresa para instalar estas granjas en sus tiendas urbanas.

¿Realmente se puede aplicar a gran escala?

El rendimiento del cultivo vertical sigue siendo limitado. Casi todos los operadores se siguen centrando en pequeñas hierbas y ensaladas de alta gama. Para poder ser realmente escalables, los operadores tienen que mostrar que pueden igualar el precio de los productos cultivados en el campo, pero también que el modelo económico funciona del mismo modo con productos de mayor tamaño.

Sobre lo primero, todos los operadores insisten en que ya pueden igualar el precio de cualquier proveedor. Sobre lo segundo, todos dicen que están trabajando en una gama más amplia de producto. La mayoría cultiva ensaladas de hoja porque son productos de mayor valor y esto ayuda a paliar el coste del sistema, pero a medida que dicho sistema madure, el precio irá bajando. Algunos operadores contemplan una viabilidad económica en los próximos 5 o 10 años para otros productos frescos, como verduras con raíces.

Fuente: The Grocer

BANNER-IRR-OK

SECTORES Y ÁREAS

IRR
IRR Área
Sostenibilidad/Medio ambiente
Sostenibilidad/Medio ambiente Área
Frescos
Frescos Sector
Frutas y Hortalizas
Frutas y Hortalizas Sector