mov-sost-pequeCuando se habla de movilidad sostenible, lo primero en lo que se suele pensar es en coches eléctricos, el transporte público o los nuevos vehículos de movilidad personal. Los más interesados en el tema contemplarán conceptos como MaaS (mobility as a sevice) o integración de datos, entre otros. Pero probablemente muy pocos pensarán en mercancías en lugar de personas.

 

Aun así, es evidente que la distribución urbana de mercancías (DUM) ha ganado relevancia en los últimos años. De este modo, se ha convertido en un aspecto muy relevante en las agendas de las principales ciudades del mundo. Asimismo, en los encuentros de movilidad, tradicionalmente centrados en el transporte de personas, la DUM ha pasado de ser un tema irrelevante a uno imprescindible.

Son varios los factores que han favorecido este cambio, pero dos destacan especialmente. En primer lugar, han aumentado los viajes urbanos. Esto se debe a la tendencia actual que concentra la población en las ciudades, sumado al auge de las entregas directas a clientes derivadas del ecommerce.

En segundo lugar, hay una preocupación cada vez mayor por la calidad del aire en las ciudades. Si bien el transporte de mercancías no es el factor principal (produce alrededor de un 35% del total de emisiones frente al 65% que genera el transporte de viajeros), es un factor relevante, y más teniendo en cuenta las previsiones de crecimiento del sector que augura la OCDE.

Hacia un modelo de distribución sostenible

Aún son pocas las administraciones que contemplan planes estratégicos específicos para la distribución de mercancías. Sin embargo, Madrid, Barcelona o Valencia ya están liderando este cambio empezando a introducir apartados específicos para ordenar adecuadamente la distribución.

También están cambiando las empresas, que tradicionalmente habían sorteado la distribución de mercancías tratando de cumplir las normativas. A día de hoy, muchas empiezan a tener en cuenta que es imprescindible ser proactivos a la hora de realizar una distribución sostenible. Es por ello que, cuando pensamos en una movilidad sostenible, es necesario tener en cuenta la distribución de mercancías.

Las empresas, a nivel particular, pueden aplicar diversas medidas para reducir las emisiones del transporte. Asimismo, existen iniciativas para motivar esta reducción, como por ejemplo el proyecto Lean&Green. Aun así, son necesarias determinadas consideraciones a un nivel más general, imprescindibles para conseguir una movilidad sostenible de mercancías:

  • La sostenibilidad ha de ser ambiental, social y económica.
  • Planificación estratégica de la distribución por parte de las administraciones.
  • Proactividad empresarial.
  • Colaboración público – privada.
  • Indicadores que midan el resultado de las acciones.
  • Innovación: tecnológica, de modelos de reparto y de procedimientos.

SECTORES Y ÁREAS

Logística y transporte
Logística y transporte Área
Sostenibilidad/Medio ambiente
Sostenibilidad/Medio ambiente Área