Noticias Tecnología - Innovación - Ciencia

add ver todas

Los insectos, nueva fuente de alimento

Durante los últimos años, el debate en torno a la seguridad alimentaria y a la búsqueda de alternativas a nuestras fuentes tradicionales de alimentación ha sido disrumpida por nuevos actores provenientes del campo de la ciencia que buscan, en su mayoría, identificar fuentes alternativas para obtener proteína fuera del mundo animal. Así, han surgido diferentes opciones para obtener dichas proteínas creando tejido animal de forma artificial en laboratorios. Sin embargo, existe una fuente alternativa de la que se lleva hablando mucho tiempo y que, sin embargo, aún no ha alcanzado un gran nivel de adopción por parte de la sociedad: los insectos.

En Oriente, se estima que alrededor de 2.000 millones de personas consumen numerosas variedades de insectos en su alimentación diaria como complemento, aliño e incluso como delicatessen. Sin embargo, Occidente aún se resiste al consumo de insectos, a pesar de los beneficios que presenta su consumo. Parte del motivo es la falta de tradición de consumo de insectos, ya que, debido a las condiciones climáticas de Europa y Norteamérica, los insectos no llegan a alcanzar un tamaño suficientemente grande como para ser considerados una fuente de alimento.

Los insectos constituyen un elemento clave de los ecosistemas en los que habitan, manteniéndolos equilibrados, favoreciendo la reproducción de las plantas y mejorando la calidad del suelo. Como alimento, contienen altos niveles de grasa, fibra, proteínas, vitaminas y minerales. Para su consumo a escala, es necesario el empleo de técnicas de cultivo de insectos, una práctica que se viene haciendo desde hace siglos con ciertas especies, como las abejas o los gusanos para la obtención de miel y seda, respectivamente. Sin embargo, su cultivo con fines alimentarios es relativamente nuevo y se encuentra en niveles diferentes de desarrollo. Existen países en los que las condiciones climáticas permiten a individuos o pequeñas empresas familiares cultivar insectos para su consumo a pequeña escala, de forma local. Estos pequeños y medianos cultivos constituyen, para familias de zonas empobrecidas en países como Tailandia o Ghana, una fuente estable de ingresos durante todo el año gracias al beneficio que obtienen por la venta de su cultivo. Por otro lado, comienzan a surgir grandes empresas capaces de crear granjas industriales con diferentes niveles de automatización que permiten el cultivo a escala de ciertas especies como grillos, saltamontes o moscas para su consumo. El principal reto que presentan estas granjas es lograr alcanzar los niveles óptimos de temperatura, luz y alimento para que los insectos se reproduzcan a los niveles deseados.

Una vez superados los desafíos del cultivo, el mayor reto viene a la hora de encontrar un mercado y un público objetivo para el consumo de estos productos. En este campo, observamos diferentes tendencias a nivel global, desde los chefs de alta cocina que buscan crear un ‘efecto evangelizador’ incluyendo insectos en sus creaciones, hasta el consumo de los insectos en forma de snack, como puede ser el caso de los famosos chapulines originarios de Oaxaca, consumidos en cada vez más lugares del mundo. Sin embargo, puede que la clave para la adopción de su consumo masivo pase por la conversión de los insectos en harinas refinadas o complementos alimenticios que faciliten, especialmente en Occidente, cambiar la imagen tradicionalmente asociada a los insectos y favorezcan la asociación de estos productos con otros ya conocidos y de uso extendido, como son las diferentes harinas de trigo.

Todo apunta a que en los próximos años comenzaremos a experimentar un mayor nivel de adopción de los insectos como fuente alimenticia y comenzaremos cada vez más a apreciar sus beneficios, como actualmente hacemos con otros productos populares que en un inicio seguramente no lo fueron, como el marisco.

Guidance

  • En numerosas zonas afectadas por crisis o conflictos que hacen que las fuentes de ingresos de las familias se encuentren en peligro, el cultivo de insectos se ha presentado como una fuente estable de sustento. Este tipo de modelos de negocio son muy atractivos para startups y organismos de cooperación que buscan ayudar en situaciones de riesgo.

  • La creación de productos atractivos que, producidos a través del uso de insectos, logren imitar alimentos actualmente populares es una gran oportunidad de negocio para startups y grandes empresas de alimentación que quieran posicionarse a la vanguardia de la innovación.

¿Quieres saber más?

Artículos: https://news.mongabay.com/2020/01/from-scorpion-skewers-to-cricket-flour-bug-protein-is-becoming-big-business/From scorpion skewers to cricket flour, bug protein is becoming big business


NOTICIAS RELACIONADAS

add ver todas

Los smart contracts están aquí para ayudarte

En Estados Unidos son muchas ya las personas que utilizan servicios online que les permiten establecer acuerdos legales sin tener que pagar por un abogado. Estas empresas han hecho mucho más fácil y asequible el acceso a los servicios legales, especialmente los contratistas independientes y las pequeñas empresas. Ahora los dos mayores players del mercado en este ámbito, Rocket Lawyer y LegalZoom, están experimentando con smart contracts (contratos inteligentes) de blockchain.

La Luz del sol convierte el CO2 directamente como en...

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), el sector químico es uno de los subsectores industriales más grandes en términos de emisiones directas de CO2.  Estas emisiones provienen en gran medida del combustible que se utiliza como materia prima y no como fuente de energía. Reducir el carbono emitido por el sector requiere nuevos procesos y materias primas, en este sentido, una empresa con sede en Ámsterdam llamada Photanol ha encontrado una solución prometedora para reducir estas emisiones. ¿Cómo logra Photanol reducir las emisiones de CO2? Mediante la optimización de cianobacterias, Photanol ha convertido estas bacterias en minifábricas impulsadas por CO2 y luz solar. A través de la fotosíntesis, estas bacterias producen sustancias químicas útiles, lo que les permite reemplazar materias primas de origen fósil. El proceso de Photanol se puede utilizar para crear cualquier compuesto de carbono. Esto significa que puede hacer que los monómeros se utilicen para diferentes plásticos, ingredientes para detergentes e incluso combustibles, todo en un proceso limpio, renovable y circular. La tecnología de la plataforma de la empresa también significa que el proceso es fácil de escalar. La empresa ha estado trabajando en estrecha colaboración con diversos socios e inversores para construir una planta piloto y expandir su proceso

¿Qué temáticas trataremos en TREND BUILDERS '23?

Todos los meses compartimos las innovaciones y tendencias más relevantes del sector Gran Consumo, Retail y Horeca a nivel mundial. Además, ponemos mucho foco en la Innovación Abierta, ya que se trata de una tendencia empresarial cada vez más utilizada en todo el mundo, especialmente en los sectores que requieren una constante innovación tecnológica y de negocio, como el Gran Consumo, Retail y Horeca, entre otros.Desde AECOC, contamos con la Plataforma de Innovación Abierta, desde la cual ofrecemos diferentes servicios y contenidos para nuestros socios. Por ejemplo, dentro del marco de la Innovación Abierta y Colaborativa, este año estamos trabajando en un Challenge de Digitalización y Nuevas Tecnologías, en el que contamos con la participación de 16 empresas líderes del sector. Con el objetivo de que las empresas puedan aprovechar mejor la experiencia y el conocimiento de otros actores del sistema y reducir los costes y riesgos. Por otro lado, para seguir incentivando la innovación y acercarla a nuestros socios, desde hace 8 años reunimos algunos de los temas más innovadores y de mayor interés actual en el evento anual TREND BUILDERS. Este año Trend Builders se llevará a cabo en Barcelona el próximo 31 de mayo y los asistentes

El coral plástico promete ser capaz de sustituir al...

Utilizando la impresión 3D se ha diseñado un coral artificial hecho de plástico biodegradable capaz de sustituir en sus funciones al coral original. Esta versión artificial ha sido implantada en el océano junto con coral real para estudiar la reacción de los peces ante esta novedad. La sorpresa ha sido grata al comprobar que no sólo hubo peces que se instalaron en el coral de plástico, sino que determinadas especias incluso parecen preferirlo como vivienda frente al coral tradicional.